Curtis Jerrells: Uno de los mejores bases de la Euroliga no pudo brillar en Murcia

Curtis Jerrells: Uno de los mejores bases de la Euroliga no pudo brillar en Murcia

Javier Ortiz Pérez

Un gran base ‘de Euroliga’ como Curtis Jerrells pasó por Murcia en la temporada 2011-12. Quizás muchos no lo recuerden porque fueron solamente dos encuentros: llegó para echar una mano en la recta final de la liga regular, pero se lesionó (no de mucha gravedad) y ya no le dio tiempo para regresar.

Una auténtica lástima porque hubiese sido interesante ver más tiempo en nuestra Liga a un jugador espectacular, rápido de piernas y decidido en la dirección, aunque quizás está mejor dotado para anotar que para asistir a sus compañeros. Lo ha vuelto a demostrar esta última campaña en el Armani Jeans de Milán, donde ha sido probablemente el mejor del equipo y al que ha conducido a recuperar el título liguero, el mismo que ya había obtenido en una etapa anterior.

Uno de sus dos partidos en Murcia.

En Murcia, visto y no visto: debut esperanzador frente al Gran Canaria (13 puntos) y un segundo y último partido más flojo en la cancha del Obradoiro (solo 2 en 13 minutos). Se produjo entonces la fractura en la base del quinto metatarsiano del pie izquierdo y el diagnóstico fueron ocho semanas de baja, lo que impediría que volviese antes del final de temporada.

Jerrells fue un jugador histórico en la universidad de Baylor: el primero que logró liderar al equipo en puntos y asistencias en cuatro años. Pero con eso no le llegó para entrar en el ‘draft’ y sus intentos de entrar en la NBA se quedaron en un contrato con los Spurs, que le reasignaron inmediatamente a su equipo afiliado, los Austin Toros, y otro con los New Orleans Hornets, con los que tampoco llegaría a debutar, siendo cortado a solo una semana de empezar la temporada.

Su paso a Europa resultó obligatorio, primero en un ‘santuario’ baloncestístico como el que ofrece el Partizán y luego con contratos más lucrativos en Turquía (Fenerbahce, Besiktas y Galatasaray), Rusia (Unics) e Israel (Hapoel Jerusalem). 

Donde parece haberse sentido especialmente cómodo ha sido en Milán, donde ya estuvo en la 2013-14, volviendo al principio de la 2017-18. Es uno de esos jugadores que acumula títulos allá donde va: ha ganado la liga serbia, la italiana y la israelí, además de la Eurocup del 2016 con el Galatasaray. Ah: y en Valencia no le olvidan: 30 puntos le hizo en noviembre en la Euroliga en la Fonteta.

“Quiero dar las gracias a las personas que han apostado por mi fichaje. Intentaré compensarlo con entrega, intensidad, puntos, asistencias. Si me han traído es porque saben que puedo ayudar a este equipo”(...). Lo que más me gusta del mundo es el baloncesto, por eso, poder jugar en una competición como la Liga Endesa me hace especial ilusión”, dijo en su presentación en Murcia. Allí había llegado un poco ‘de rebote’, en una buena posibilidad que dio el mercado ya que había sido apartado del equipo por Neven Spahija en el Fenerbahce.

Lo dicho: una pena que no tuviese la oportunidad con más continuidad. Años después lo lamentaba en otra entrevista en L’Esportiu: “Me lesioné y no pude aportar mi juego, aunque el club se portó de manera magnífica conmigo. El entrenador [Oscar Quintana], los compañeros, la ciudad... Todo. No pude jugar más que un par de partidos, pero en ningún momento me sentí tratado de forma distinta de si los hubiese jugado todos. Mientras me recuperaba, ya fuera de la temporada, me seguían apoyando”.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

 

Feliz en el Armani Milano.