Zabian Dowdell: Subirse en mitad de la película a Unicaja y Gran Canaria

Zabian Dowdell: Subirse en mitad de la película a Unicaja y Gran Canaria

Javier Ortiz Pérez

Quizás no sean las condiciones suficientes para evaluar a Zabian Dowdell sus dos apariciones en España porque se produjeron ya con la temporada empezada, en equipos en su propia dinámica. Y eso para un base es especialmente complicado. No lo hizo mal, pero tampoco lo suficientemente bien como para continuar, tanto en Unicaja (2009-10) como en Gran Canaria (2011-12).

Aunque también podía ayudar como escolta, Dowdell es un director de juego dinámico, sin miedo a buscar el aro, pero aquí mostró más bien poco acierto al respecto. Sus porcentajes fueron bajos en total (22% en triples y 41% en triples). En los 33 encuentros que totalizó entre la Costa del Sol y Canarias promedió 5,6 puntos y 1,6 asistencias en 15 minutos.

Unicaja 2009-10

Su trayectoria ha sido muy variada. Completó los cuatro años en la NCAA con la universidad de Virginia Tech (2003-07) y su primera experiencia profesional fue en Francia (Nancy) para pasar a Italia (Casale Varese). Cuando le llamó el Unicaja estaba en la D-League con los Tulsa 66ers, donde había acabado después de intentar entrar sin éxito en la NBA con los Phoenix Suns, que sí le darían la ocasión dos años después. En la 2010-11 cumplió su sueño con 24 encuentros (5 puntos y 2,1 asistencias en 12,2 minutos). No está mal haber compartido posición con Steve Nash, aunque sea durante poco tiempo.

En Málaga se le recordará sobre todo por haber hecho la canasta que, a falta de tres segundos, dio la victoria ante el Valencia Basket en el primer partido de los cuartos de final (82-83). En un ‘playoff’ a tres encuentros tan corto, aquello terminaría siendo decisivo, ya que el equipo entonces dirigido por Aíto García Reneses sentenciaría unos días después en el Martín Carpena. En semifinales no hubo opciones ante el Barcelona (3-0) y el club no ejecutó la opción de renovación que recogía el contrato de Dowdell.

En Gran Canaria, dos años después, se le fichó tras la lesión de Taurean Green.”Es un jugador completo, el mejor jugador posible para que viniese al equipo en estos momentos. Tiene cosas positivas en su juego, como la versatilidad, ya que ha jugado de base pero nosotros queremos que juegue de escolta. También ha jugado en España, por lo que la adaptación será más rápida”, pronosticó Himar Ojeda en su presentación. Sin embargo, dispuso incluso de menos tiempo en pista que en el Unicaja.

Desde entonces no se le ha vuelto a ver por aquí más que en algún partido de competición europea. Ha seguido con su particular curso de geografía pasando por Rusia (Spartak de San Petersburgo y dos etapas en el Enisey Krasnoyarsk, su equipo esta última temporada), Lituania (Lietuvos Rytas), Bélgica (Charleroi) e Italia (Cantú). En septiembre cumplirá 34 años y puede tener cuerda para rato todavía: en la VTB promedió 12,1 puntos y 4,4 asistencias en 25,3 minutos, números bastante notables.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

En su último equipo, el Enisey Krasnoyarsk ruso (Foto: FIBA Europe).