Robert Joseph: Premio en la élite para un pívot haitiano currante y solidario

Robert Joseph: Premio en la élite para un pívot haitiano currante y solidario

Javier Ortiz Pérez

Fue un acto de preciosa justicia que, aunque fuese bastante fugazmente, un veterano pívot haitiano Robert Joseph acabase jugando unos partidos en la Liga Endesa. Ocurrió en la temporada 2011-12 cuando fue reclamado por el Fuenlabrada, acosado por las lesiones de sus pívots, le llamó para reforzar el equipo. Estaba jugando entonces en el Ávila de la LEB Plata, ya en la recta final de una carrera profesional marcada absolutamente por España.

Con el Leyma Coruña en LEB Bronce.

Y es que Joseph fue siempre un currante de las categorías federativas, alejado de los grandes focos. Su juego tampoco los necesitaba más allá de la espectacularidad de sus tapones y sus mates, porque si algo le distinguía era su tremendo físico. No le sobraban los fundamentos, pero tampoco le hacían demasiada falta. 

Él era consciente de su papel y cuando había que resolver debajo del aro, lo hacía sin contemplaciones. Para él no eran las veleidades de los pívots de nuestra época: en nueve temporadas aquí y un total de 276 partidos en cuatro categorías distintas (desde ACB a la extinta LEB Bronce pasando por LEB Oro y Plata) solamente lanzó un triple. Y lo falló, claro.

Machacando con el Fuenlabrada.

Nacido en la capital haitiana, Puerto Príncipe, progresó en el baloncesto universitario estadounidense en un pequeño centro como la Union University in Tennessee, especializada en acoger a jugadores de su país. Su gran logro fue batir el récord de tapones en una sola temporada de David Robinson (¡¡¡7,6 de media!!!) y fue nombrado jugador del año en la NAIA. No era muy alto (2,03), pero sí un ‘5’ puro.

Es un dato muy poco habitual  tratándose de extranjeros de este tipo, pero ahí quedó: Joseph llegó a España en 2002 para jugar en LEB con el Menorca y no se marchó hasta el 2013, cuando terminó la temporada con el Palma Air Europa en Plata. Por el medio prestó sus servicios siempre con enorme profesionalidad en Ferrol, Alcudia, Cornellá, Muro, y Ávila (LEB 2/Plata), Coruña (Bronce) y de nuevo Cornellá y Navarra (Oro). Tuvo un rendimiento bastante regular, con 10,3 puntos, 7 rebotes y 2,3 tapones en 25 minutos.

En Cornellá, en 2010, fue noticia a nivel nacional porque se movió mucho para conseguir ayuda para su país, que había sufrido un devastador terremoto. Aprovechó un amistoso de su equipo frente al Barcelona para recaudar dinero y recoger bienes que llevar a la zona afectada. 

“Mantas, latas de comida, pasta, arroz, alimentos fáciles de cocinar, incluso agua o material sanitario. Nunca me he visto en una situación como ésta, supongo que todo lo que la gente crea que es útil, servirá (...).La vida en Haití no era nada fácil antes. No era un país normal. Pero ahora es un caos, un completo desastre, todo se ha venido abajo y la gente ni siquiera sabe dónde ir”, decía antes del partido, visiblemente preocupado por lo que estaba sucediendo. Se calcula que hubo 316.000 muertos.

Como podía sospecharse, su papel de emergencia en Fuenlabrada para los 13 partidos (en dos fases) para los que fue contratado no resultó muy relevante: 2,8 puntos y 2 rebotes en 13 minutos (0,9 tapones, ojo). Casi la mitad de sus 15 canastas (7) fueron en mate. Pero fue estupendo ver a alguien así en lo más alto.

Por lo que se cuenta aquí, vive en Mallorca y trabaja como ayudante de Apple. También está dentro de un proyecto con jóvenes adolescentes, donde organiza juntamente con otros socios campus de tecnificacion en Nueva York. 

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ