Jason Detrick: Cuatro estupendas temporadas en la LEB Oro, una gris en la Liga Endesa

Jason Detrick: Cuatro estupendas temporadas en la LEB Oro, una gris en la Liga Endesa

Javier Ortiz Pérez

No siempre la traslación de un jugador dominante en la LEB Oro a la Liga Endesa sale bien. El ejemplo claro es el de Jason Detrick, cuyo papel fue muy relevante en las cuatro campañas que pasó en la segunda categoría nacional y que, sin embargo, cuando fue ‘ascendido’ un escalón más arriba no respondió del todo bien a la expectativa.

Siendo norteamericano, Detrick tenía (y tiene) el valor extra de no ocupar plaza de extracomunitario al disponer del pasaporte de Austria, el país que ha marcado su carrera internacional. Nacido en Dusseldorf por una circunstancia eventual, fue en Centroeuropa donde empezó a abrirse camino. En la NCAA estuvo en una Final Four con Oklahoma en 2002, pero él todavía era ‘rookie’, y posteriormente sufrió bastantes problemas de lesiones.

Con el CB Canarias, actual Iberostar Tenerife.

 

Con los Obertwart Gunners en la 2004-05 empezó un recorrido que continuó en Holanda. Se iba haciendo fama de anotador implacable, con un gran tiro de media distancia y fuerza en las piernas para penetrar. En el CB Canarias (actual Iberostar Tenerife) se fijaron en él nada más subir a la LEB Oro, en 2007, y completó dos buenas campañas, aumentando en cada una de ellas su acierto (14,2 y 17,7 puntos).

Fue entonces cuando recibió desde San Sebastián la llamada de Pablo Laso. El tipo estaba muy feliz el día de su presentación. “Lo primero que quiero hacer es dar las gracias a este club por darme la oportunidad de dar el salto a la ACB. No estoy asustado ni nervioso, porque esto es sólo baloncesto. Antes de llegar aquí me he enfrentado a grandes jugadores y me siento muy motivado de cara a este salto que estoy dando”, comentó.  

Destacó de él mismo que le gustaba “penetrar a canasta y creo que tengo capacidad anotadora. Además me gusta aportar también trabajo defensivo al equipo”.

Su única temporada en la Liga Endesa, en San Sebastián.

La realidad posterior no le dejó excesivamente bien. Nunca anotó más de once puntos en un encuentro (su media fue de 4,4 en 16 minutos) y su rango en el tiro de tres puntos quedó en evidencia: solo 8 aciertos de 44 intentos en toda la temporada, un pírrico 18% que aprovechaban las defensas rivales para darle espacio. 

Es curioso porque en Canarias había estado ahí muy bien en su primera temporada (38%) y algo peor en la segunda (30%). Al menos hubo el consuelo de que el Lagun Aro-Gipuzkoa Basket salvó la categoría.

Detrick volvió a su hábitat natural aceptando una oferta del Melilla, donde volvió por sus fueros con 15,8 puntos y, ojo, un 40% en triples. La siguiente sería su última campaña en España, de nuevo en LEB Oro, con el Lleida, logrando 15,1 puntos aunque con un bajón considerable en los ‘playoffs’.

Después estuvo en lugares tan diversos como Brasil, Chipre e Italia para a continuación regresar a Austria y convertirse en un ‘clásico’ de su liga. Regresó a los Oberwart Gunners, después pasó al Zepter Vienna y de ahí a los Arkadia Traiskirchen Lions

En esta última campaña, milita en el otro equipo de la capital, el BC Hallman Vienna. Superados los 37 años, sigue ofreciendo sus réditos: 12,5 puntos de media. En todos estos años también ha echado una mano a la selección nacional, metida de forma eterna en el anonimato de la División B.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

 

En su último equipo, el BC Hallmann Vienna.