Michel Diouf: Largos contratos en Sevilla y Fuenlabrada, solo 15 partidos en la élite

Michel Diouf: Largos contratos en Sevilla y Fuenlabrada, solo 15 partidos en la élite
En Fuenlabrada, antes de uno de sus 15 partidos en la Liga Endesa.

Javier Ortiz Pérez

Tiene 29 años y todavía cosas que decir en el baloncesto, pero seguramente su gran oportunidad en España pasó. Y eso que Michel Diouf parecía tenerlo todo: no solo un físico realmente arrollador, con 2,10 y mucha anchura, sino también a nivel técnico, con un más que decente tiro de 3-4 metros y algunos fundamentos, rápido, buen ‘timing’ de salto y ética de trabajo. Cuando en Sevilla se fijaron en él siendo apenas junior parecía que había ahí un jugador de Liga Endesa para muchos años, pero solamente disputó 15 partidos en la máxima categoría unos años después, en el Fuenlabrada.

Machacando en Sevilla.

Diouf es senegalés y, según se publicó en junio de 2006, el gran valedor de su fichaje por el entonces Caja San Fernando fue Pablo Camacho, que se desplazó hasta la capital del país, Dakar, para comprobar ‘in situ’ las condiciones de Diouf, del que se habían recibido informaciones muy favorables. Fue ‘amor a primera vista’: con 18 años, un físico brutal y 2,08 de estatura parecía el jugador perfecto para terminar de forjar en el filial. Firmó un contrato de cinco años.

Las esperanzas eran enormes, pero no llegó a un jugar un solo partido con el primer equipo. Pasó las tres primeras temporadas entre EBA y LEB Plata mejorando poco a poco y los dos últimos de su compromiso fue cedido en Tarragona, ya en LEB Oro, en la misma línea. No renovó. Su gran momento fue probablemente la primera mitad de la 2011-12, cuando sus actuaciones en Palencia llamaron la atención de otra franquicia ACB, la de Fuenlabrada, que no dudó en incorporarle aquella misma campaña. Fue entonces cuando llegaron los 15 partidos reseñados, aunque con poco protagonismo (3,7 puntos y 3,2 rebotes en 13 minutos).

En la localidad también firmó un contrato largo (de cuatro años y medio) que no llegaría a tampoco a buen puerto, pese a sus buenas intenciones cuando fue presentado (“vengo a aportar trabajo, intensidad defensiva, rebote y muchas ganas. Soy un jugador joven que sabe que tiene que mejorar. Ilusión y trabajo no van a faltar”). Regresó de nuevo como cedido a la LEB Oro, donde brilló mucho con el Breogán de Lugo durante dos temporadas, especialmente la segunda (14 puntos y 7,3 rebotes en 29 minutos). 

Su despedida de España fue la siguiente, la 2014-15, consiguiendo el ascenso con el Ford Burgos (contribuyó con 9,7 puntos y 5,8 rebotes en 22 minutos). Pero no regresaría nunca a la Liga Endesa, pese a que muchos estiman que quizás un hueco podía habérsele hecho como interior complementario. Por si fuera poco, dispone de la condición de jugador de formación.

Lanzando a canasta con equipo de los últimos años, el Bekken Bears (Foto: FIBA Europe).

Buscó refugio en una liga de clara segunda fila como la danesa y allí sigue. Acaba de terminar su tercera temporada con los Bakker Bears, con los que se acaba de proclamar campeón firmando unos números parecidos a los de Burgos (10,7 y 6,3). También ha llegado bastante lejos en la competición continental: fue un hito que un equipo de Dinamarca alcanzase las semifinales de la FIBA Europe Cup después de ser primero de grupo y pasar octavos de final y cuartos de final. Ya no pudieron con el Scandone Avelino.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ