David Guardia: El hermano menor de Salva se asomó a la élite en Alicante y Valencia

David Guardia: El hermano menor de Salva se asomó a la élite en Alicante y Valencia
En una rueda de calentamiento en el Valencia Basket 2014-15

Javier Ortiz Pérez

Es una caso relativamente habitual que dos hermanos hayan debutado en la máxima categoría del basket español. Casos de sagas nos vienen a todos a la cabeza: los Martín, los Jofresa, hoy en día los Hernangómez y los Gasol. Lo que llama la atención de David Guardia es que sea 16 años menor que Salva Guardia, el reputado y luchador pívot que tantos años pasó en la élite.

Con el Lucentum Alicante. 

David no ha tenido la misma suerte, aunque al menos puede presumir de 8 partidos en la Liga Endesa (seis con el Lucentum Alicante entre 2009 y 2011 y dos bastante recientemente con el Valencia Basket en la 2014-15). Con todavía es joven (cumplió 28 el pasado marzo) sigue dándole a la canasta, actualmente en la EBA en una plaza histórica como Lliria, su localidad natal.

Allí fue donde empezó en el baloncesto, en una escuela local. “Mi madre fue la que me dio el empujoncito”, remarca. Siempre tuvo a Salva como modelo. “La diferencia de edad es importante, pero ha tenido sus cosas buenas. Ha sido en quien me he fijado y además he disfrutado mucho de su baloncesto cuando era pequeño. Me ha ayudado mucho en mis inicios y le estoy muy agradecido. Incluso tuve la suerte de coincidir con él en una cancha, cuando yo jugaba en Alicante. Eso fue una cosa que no esperaba que ocurriría nunca”, cuenta.

Guardia ‘chico’ fue una buena promesa. Le fichó el Unicaja para sus categorías inferiores a raíz de verle en un campus organizado en Málaga, adonde llegó tras ser convocado por la selección española infantil. “No me lo pensé dos veces y dije que sí. Fue la mejor decisión que pude tomar”, dice. Sin embargo, con el club andaluz no llegó a debutar en el primer equipo. Sí lo hizo en el Lucentum ante el Gran Canaria el 29 de noviembre de 2009“Fue una pasada. El día anterior tuve partido con el filial y a última hora me dijeron que estaba convocado. No esperaba para nada estar convocado. Poder jugar un partido de ACB es una sensación increíble, un sueño cumplido”.

Después ha sido uno de esos jugadores que pasa de una categoría a otra, incluyendo ocasiones en Plata (Ávila) y Oro (Andorra). “He estado peleando por jugar lo mas arriba que he podido y formándome como jugador y como persona. He tenido la suerte jugar en muchos sitios y de conocer a mucha gente importante en mi vida. Por momentos ha sido duro estar lejos de mi familia tanto tiempo, pero puedo decir que he tenido y tengo el gran privilegio de dedicarme a lo que más me gusta. No puedo quejarme”, resume.

Su incorporación al Valencia Basket fue un premio que pudo saborear este “trabajador del baloncesto”, como se autodefine: “El año que acabe contrato en Andorra estuve buscando equipo y no me agradaban las ofertas que me llegaron. Opté por quedarme en casa y ponerme a estudiar dejando un poco de lado el basket. Pero se me ocurrió llamar al club y preguntar si tenían un hueco para mí en el filial. Era la mejor forma de seguir con un nivel bueno de competición a la vez que estudiaba. Me dijeron que fuera a probar una semana a entrenar con ellos y después de esa semana me dijeron que querían contar conmigo en el equipo. Esa misma temporada también tuve la oportunidad de entrenar con el primer equipo y durante estos cuatro años han contado conmigo cada vez que lo quiso conveniente. Me ha regalado unos años de baloncesto que no olvidare y por ello les doy las gracias”. 

Guardia, además de promediar 15 puntos y 5 rebotes en Lliria en EBA, está estudiando las oposiciones a bombero. “Espero en un futuro no muy lejano dedicarme a ello”, apostilla.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ