Vlado Ilievski: La cara de niño con correcto paso por Barcelona y Vitoria

Vlado Ilievski: La cara de niño con correcto paso por Barcelona y Vitoria
Ilievski pasó FC Barcelona, Baskonia y fue uno de los jugadores destacados en la selección de Macedonia

Javier Ortiz Pérez

Lo dejó el pasado verano. Ya no se verá más su cara de niño por las canchas europeas. Y, aunque el paso de Vlado Ilievski no fue rutilante por Barcelona y Vitoria, es obvio que se trata de uno de los jugadores más importantes de la historia de Macedonia: un base que tenía un buen equilibrio entre la dirección, el tiro y la defensa. Tenía ese aire imprevisible de los zurdos.

Inevitable que se te venga el rostro de Alfred E. Neuman, la mascota del juego de mesa Mad. Pero bajo esas facciones infantiles se escondía un buen competidor, seguramente perjudicado por la sombra de Sarunas Jasikevicius, el jugador al que había llegado para sustituir como azulgrana en el verano de 2003. La trayectoria de ambos parecía bastante paralela, con el paso previo por el Olimpia de Ljubljana como plataforma para darse a conocer en el gran baloncesto continental.

En el FC Barcelona

Sin embargo, y de inicio, nuestro protagonista tuvo bastantes problemas para entrar en el ecosistema de Svetislav Pesic a tiempo completo: Macedonia no era (ni es) un país perteneciente a la Unión Europea, por lo que por entonces (ahora ya no pasaría lo mismo) no podía jugar sin ocupar plaza de extracomunitario. 

Así es que se pasó la primera temporada y media pudiendo actuar únicamente en la Euroliga y como eventual sustituto en la Liga de uno de los dos extranjeros, Dejan Bodiroga y Anderson Varejao. Eso no le dejó demasiado margen para el lucimiento y de hecho puede presumir de haber ganado la Liga 2003-04, pero vestido de calle porque no pudo ser inscrito en los ‘playoffs’.

De hecho, no fue hasta lograr el pasaporte esloveno cuando jugó sin restricciones a nivel nacional. Su papel fue simplemente correcto en un Barça cuyo ciclo ganador (encabezado precisamente por Bodiroga) se acabó con la eliminación en cuartos de final en la 2004-05. 

Su salida, como la de buena parte de aquella plantilla, fue previsible, con destino a equipos italianos de buen nivel como Lottomatica de Roma (2005-06), Virtus de Bolonia (2006-07) y Montepaschi Siena (2007-08, donde ganó la Lega). La siguiente la inició volviendo al Olimpia, que le cedió como refuerzo para la recta final a un Baskonia que quería tener una alternativa a Pablo Prigioni más fiable que Mustapha Shakur. Ilievski ayudó a los vitorianos primero a ganar la Copa del Madrid-2009 y luego a alcanzar la final liguera... que perdería contra el Barça en cuatro partidos.

No continuó y tampoco volvería aquí, cerrando así una etapa en la competición española de 75 partidos y 9,1 puntos y 2,5 asistencias en 24 minutos de media. Regresó a Eslovenia, con el verano como gran válvula de escape como uno de los líderes espirituales de Macedonia junto a Pero Antic. La nacionalización de Bo McCalebb le hizo compartir galones en la dirección, pero aún así se trata de un jugador adorado en su país. Probablemente su mayor ‘highlight’ fue el triple que eliminó al anfitrión Lituania en el Eurobasket del 2011.

Con la selección de Macedonia, su ‘gran amor’.

No fue raro que terminase en el Rabotnicki macedonio la temporada pasada después de pasar por Rusia (Lokomotiv Kuban), Turquía (Efes), Croacia (Cedevita y Cibona), República Checa (Nymburk) e Italia (Orlandina). Tras su retirada, apenas ha podido descansar: acudió a la llamada de Sasa Doncic, el padre de Luka, para ejercer como mentor de los jóvenes en el Ilirija, un pequeño club esloveno donde disfruta con esta nueva faceta. Quizás, como Jasikevicius, siga su camino en los banquillos...

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ