Roberto Carvajal: Base 'de la casa' que fue protagonista en el primer ascenso del Gijón

Roberto Carvajal: Base 'de la casa' que fue protagonista en el primer ascenso del Gijón
Carvajal, en la temporada 95-96 con el Gijón; y en la actualidad

Javier Ortiz Pérez

Roberto Carvajal protagonizó a mediados de los 90 una de esas historias que ya son difíciles de ver: el chico de la casa que ayuda decisivamente a subir a la máxima categoría al equipo de su ciudad. 

En su caso fue el Gijón Baloncesto, con el que disputaría una solitaria temporada en la Liga ACB/Endesa, la 95-96.

Carvajal nació y creció allí y sus primeras canastas fueron en el Grupo Covadonga, un club deportivo de gran implantación. “En aquella época el tenía un potentísimo equipo de Basket, ya que no existía aún el Gijón Baloncesto. Siempre recordaré con 10 años salir en los descansos de los partidos del equipo senior a jugar una mini pachanga, con todo el pabellón lleno a reventar. Aquellos minutos nunca se me han olvidado y fue el principio de mi gran pasión de juventud”, cuenta a Marcos Mateos en su web sobre el baloncesto local.

En la temporada 95-96 con el Gijón

Desde allí pasó al recién creado nuevo club, viviendo de cerca su rápido crecimiento. “Hay un salto de calidad en el equipo cuando se deja el pabellón de la Arena y se estrena el Palacio de los Deportes… Siempre recordaré que la gente me decía al principio que el Palacio era demasiado grande para Gijón, que nunca se llenaría. Nadie imaginaba que ya al segundo año llenaríamos el recinto hasta la bandera con las eliminatorias por el ascenso con el Caja Bilbao y al tercer año dejar pequeño el aforo con la final a 8 de Gijón y el increíble ascenso con un equipo con cinco jugadores de Gijón: Borja Rodríguez, Pablo Noguero, Toño Grana, José Casaprima y yo”.

Aquel momento en 1995 marcó la historia del basket gijonés, aunque esa primera etapa en la élite solo duró una temporada. “No rendimos a buen nivel, con lo cual tampoco guardo especiales recuerdos, fue un año muy duro. Ahí está la clasificación con un descenso  merecido. Sin duda jugar contra jugadores como Villacampa, los hermanos Jofresa, Alberto Herreros… y hacerlo en escenarios como el Sant Jordi, el Palacio de la Comunidad de Madrid, me impresionó mucho, fue una pasada, pero empañado por el mal resultado deportivo. Nosotros  veníamos de unos años que ganábamos casi todos los partidos y en el salto a ACB  se ficharon muchos jugadores sin calidad y no se dio una oportunidad al mejor jugador americano con el que yo he jugado, John McDowell, un crack como jugador y como persona”, comenta Carvajal, que promedió en la élite 2,6 puntos en 10 minutos.

Tras bajar fichó por el Cajasur de Córdoba, en la LEB. “Tenía 24 años y muchas ganas de conocer gente y lugares nuevos. Mi experiencia en Córdoba fue excelente. En el plano estrictamente profesional estuvo bien ya que conseguimos llegar a ‘playoff’ para perder en el desempate con el Andorra, pero lo mejor fue mi experiencia personal donde descubrí que Andalucía sería mi tierra adoptiva”.

Acabó la siguiente campaña en el Denia, de Liga EBA, “y me lo pasé realmente bien en una liga menos exigente”. Sin embargo, se retiró a continuación al romperse los ligamentos de la rodilla. “Tras un año de rehabilitación decidí que ya era la hora de comenzar a trabajar ‘la vida real’”, sostiene. Ahora vive en Barcelona con su mujer y sus dos hijos, trabajando como técnico en obra civil.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE JUGADORES DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ