Devon Van Oostrum: Momento de suspense para una ex estrella adolescente

Devon Van Oostrum: Momento de suspense para una ex estrella adolescente
Van Oostrum, una de las grandes promesas que pasó por la Liga Endesa

Javier Ortiz Pérez

Devon Van Oostrum tiene apenas 25 años (los cumplió el pasado mes de enero) y llevamos hablando de él casi desde que era un adolescente que parecía aporrear las puertas de la NBA. Es obvio que no ha sido así y que su largo contrato con el Baskonia acabó ya en medio la frustración, con varias cesiones que no llevaron a ese estrellato que todos dábamos por seguro. 

Ahora, sin llegar a la categoría de ‘juguete roto’, su carrera está en un momento complicado. Se rompió la rodilla en febrero de 2017, cuando militaba en el Skopje macedonio, y  todavía no ha vuelto a las pistas. ¿Lo hará? Es una lesión grave, pero hay que ver con qué mentalidad lo está afrontando después de todo lo sucedido estos años.

Durante su etapa en Cáceres

Es innegable que el chico prometía más allá de unas buenas condiciones físicas y técnicas. No era solo un proyecto porque lo que hacía, lo reflejaba en la cancha. Lideró a su generación de Gran Bretaña en una espectacular mejora de resultados en categorías inferiores y llegó a ser llamado por la selección absoluta para disputar el Eurobasket de 2011 cuando tenía 18 años.

Ya por entonces estaba bajo la disciplina vitoriana, donde siempre han presumido de ojo para este tipo de jugadores a los que formar con precisión. Van Oostrum lo tenía todo: unos exquisitos fundamentos, enorme físico para jugar de base y carácter. Se acostumbró pronto a ser el centro de las miradas, aunque eso al final pudo acabar perjudicándole.

Hijo y hermano de jugador y nacido en Groningen (Holanda), creció en Sheffield, donde se inició en el baloncesto. En 2009 fue cuando el Baskonia ganó la encarnizada batalla por su fichaje, primero para su equipo junior (pese a que todavía estaba en edad cadete) y luego para empezar a foguearle a préstamo en LEB Oro en Tarragona y Cáceres. Su hoja de ruta y maneras recordaban a la de aquel José Manuel Calderón que se empezó a hacer grande en Alicante y Fuenlabrada antes de triunfar en Vitoria y volar hacia Toronto.

La propia NBA empezó a seguir a nuestro protagonista. Jason Filippi, ojeador de los Portland Trail Blazers, se hizo habitual en partidos suyos. Como mínimo se confiaba que pudiese entrar en el ‘draft’, pero no fue así. Seguramente fue un paso en falso que el Baskonia le reclamase mediada la temporada 2012-13 cuando lo estaba haciendo razonablemente bien en el Cáceres (9,3 puntos y 2,2 asistencias en 20 minutos) porque solo llegaría a disputar un partido en Vitoria. Desde luego, con Dusko Ivanovic se sabía que no lo iba a tener sencillo. La siguiente la empezó (otros diez encuentros ligueros, pero solo 78 minutos en total con bajos porcentajes de acierto) y terminó cedido primero en la Cibona y luego en el Kouvt Kouvola finlandés.

En la 2014-15 tuvo que volver a casa (Leeds Force) antes de su tercer equipo en LEB Oro, el Huesca, donde recuperó los números de Cáceres. Pero ya parecía descartado para pelear en lo más alto, jugando desde entonces en Grecia (Arkadikos y Koroivos) y la mencionada Macedonia, hasta que su contrato en el Baskonia finalmente expiró sin que nadie reparase especialmente en ello.

¿Qué va a pasar con él? Ningún equipo se ha atrevido a firmarle después de tanta decepción mezclada con el problema físico, producido justamente cuando parecía estar a tope, como demuestra este tremendo mate. Con 25 años es muy pronto para dar por acabada su carrera, pero habrá que estar atentos.

CONOCE MÁS HISTORIAS DE 'JUGADORES' DE LA MANO DE JAVIER ORTIZ

Van Oostrum fue una de las grandes apuestas del Baskonia