Brian Boddicker: El ‘4’ abierto norteamericano en un mal año para Valladolid

Brian Boddicker: El ‘4’ abierto norteamericano en un mal año para Valladolid
Boddicker, con Valladolid durante la temporada 2007-08, y en la actualidad en su foto de perfil de Linkedin

Javier Ortiz Pérez

Completó una aceptable temporada a nivel ofensivo Brian Boddicker en Valladolid en la 2007-08, pero resultó insuficiente. Con 13,6 puntos y un 46% en triples fue una de las referencias de un equipo que, sin embargo, colectivamente no funcionó y acabó penúltimo. En rebote (solo 3,9 por partido alguien que jugaba sobre todo como ‘4’) y defensa se esperaba algo más por su parte, un jugador que llegaba con buen cartel internacional en dos ligas como la turca y la alemana. Pero los ‘cuatros’ abiertos son así en estos tiempos: algunos se centran tanto en que tienen que vivir alejados del aro para generar ventajas que a veces se les olvidan unos mínimos.

Formado en la universidad de Texas, destacó por su alto porcentaje de tres puntos y rondó un par de veces entrar en la NBA. “Siempre he dicho que si no podía jugar allí, España era donde quería estar. Éste era mi objetivo. Esta es la mejor liga de baloncesto del mundo después de la NBA, y es por ello por lo que quiero enfrentarme a algunos de los mejores jugadores del planeta”, comentó al llegar.  En el Konya turco había promediado 19 puntos por encuentro, pero prefirió la ilusión de jugar en el mismo club por el que había pasado Arvydas Sabonis y Oscar Schmidt, dijo.

“Creo que soy un jugador inteligente que me caracterizo por saber leer muy bien los partidos. Trabajo y juego duro aunque mi anotación en un determinado partido no sea alta, siempre intento encontrar la manera de ayudar al equipo”, se autodefinió. El listón estaba alto tras la marcha de Bernard Hopkins y eso acabó siendo un peso demasiado difícil de sobrellevar.

Su entrenador, Javier Imbroda, destacó de él su “capacidad para abrir el campo y además amenaza con su tiro y puede jugar también de espaldas al aro, con lo que cumple con todos los requisitos que buscábamos (...).Está llamado a hacer grandes cosas, y espero que entienda lo que necesitamos de él y pueda cumplir con las exigencias de esta Liga”.

Luego no todo fue tan bien, con solo 11 victorias en 34 encuentros. Boddicker pecó de irregularidad, alternando los partidos en los que superaba los 20 puntos con otros en los que su aportación resultó muy escasa. Especialmente flojo estuvo en los dos últimos encuentros de la liga regular, las derrotas ante Girona (0 de valoración) y Murcia (2) que acabaron costando el descenso. A esas alturas ya había perdido una titularidad que al principio parecía intocable.

Aquel mal sabor de boca fue probablemente el motivo de que no volviese a jugar en España. Hasta el 2012 alternó las ligas  turca y francesa, retirándose en Le Havre. Según su perfil de LinkedIn, en la actualidad es vicepresidente para la región del  suroeste de Marsh&McLennan Companies, una empresa que trabaja con distintos productos financieros. Vive en Austin (Texas) y también mantiene interés en la quinesología, una terapia natural para el tratamiento de los músculos sobre la que se formó en la universidad.

 

CONSULTA LA HISTORIA DE MÁS 'JUGADORES' POR JAVIER ORTIZ