Xavi Mendiburu: Base de 1,97 que no triunfó en Estudiantes y Menorca

Xavi Mendiburu: Base de 1,97 que no triunfó en Estudiantes y Menorca
Base de 1,97 que no triunfó en Estudiantes y Menorca

Javier Ortiz Pérez

Estudiantes 2006-08.
Estudiantes 2006-08.

Se habló de Xavi Mendiburu durante mucho tiempo como una de las grandes esperanzas del baloncesto español. Motivos había para ello: su padre, del mismo nombre, había sido un muy buen jugador en los años 80, casi rozando la internacionalidad, y él poseía un notable físico (1,97) para mandar en la posición que le gustaba, la de base. Por si fuera poco, había pasado por la cantera del Joventut, con lo que eso supone, y había añadido diversidad a su formación con cuatro años en Estados Unidos.

¿Qué pasó para que en su carrera solamente contabilice tres temporadas en la máxima categoría, con 82 partidos repartidos entre el Estudiantes y el Menorca? Nunca hay una respuesta exacta a esto. El caso es que el chico no respondió a las expectativas y hace ya algunos años (ya tiene 37) juega casi por placer en la Liga EBA, donde firma casi todos los fines de semana buenas actuaciones.

‘Mendi’ nació y creció en Badalona, formando parte de las categorías inferiores verdinegras desde que su padre se ganaba la vida en el Cacaolat Granollers pegándose bajo los tableros con americanos más altos que él (2,00). Sin embargo, el hijo no consiguió oportunidad alguna en la primera plantilla, ni antes ni después de completar la edad junior, y buscó la salida de la EBA (Martorell) y posteriormente la LEB-2 (Cornellá) sin conseguir despegar.

Fue entonces cuando se marchó a Estados Unidos, primero dos años a un ‘juco’ como Indian Hill y luego otros dos a la Wisconsin Green Bay University. A base de ‘triples dobles’ y de entrar en el quinteto ideal de su conferencia, su prestigio creció tremendamente, llegando a disputar con Milwaukee Bucks una liga de verano, y Estudiantes se hizo con sus derechos. En marca.com no se ‘cortaron’ a la hora de calificarle como ‘el Magic español’, aunque él se sonrojó cuando se le preguntó por la comparación: “Magic ha sido mi ídolo desde pequeñito. ¡Pero él ha sido un jugador impresionante! Creo que sólo me parezco a él en que soy un base alto que destaca a la hora de asistir”.

En sus dos temporadas en Estudiantes fue de menos a más, pero no rompió en absoluto. Alrededor suyo siempre estaba el debate de la posición, porque no llegó a actuar muchas veces como ‘1’ y sí como ‘2’, con menos responsabilidad para subir el balón. Él reivindicaba ser el director de juego. “Me veo jugando de base. Es la posición en la que me encuentro más a gusto y en la que creo que más puedo aportar”, indicaba.

Menorca 2008-09.
Menorca 2008-09.

El club madrileño se desprendió de él tras unos discretísimos 3,6 puntos en 17,7 minutos en su segunda campaña. Y tampoco demostró su supuesta mejoría en el triple (25%). No lo haría mucho mejor la 2008-09 en Menorca, descenso incluido.

Dos temporadas en Oro cerca de casa fueron su última oportunidad, una en Lleida y otra en Tarragona. Se dedicó entonces a pasar mucho más que a anotar, con casi cinco asistencias de media en esas dos campañas. Quizás había encontrado su rol, pero en 2010 decidió dar un paso atrás y únicamente ha jugado en EBA desde entonces, incluyendo un paréntesis en el que pareció estar medio retirado. Ahora está en el Ilerdauto Nissan Pardinyes, de Lleida, donde firma nada menos que 11 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias en un grupo exigente como el C. ¿Había ahí un jugador, al final?

En su actual equipo (Foto: CB Pardinyes).
En su actual equipo (Foto: CB Pardinyes).