Pops Mensah-Bonsu: 17 equipos en 9 años (incluyendo una salvación granadina)

Pops Mensah-Bonsu: 17 equipos en 9 años (incluyendo una salvación granadina)
17 equipos en 9 años (incluyendo una salvación granadina)

Javier Ortiz Pérez

 Celebración de la permanencia con el Granada.
Celebración de la permanencia con el Granada.

Resulta chocante comprobar que Nana Papa Yaw Dwene Mensah-Bonsu (dejémoslo en Pops Mensah-Bonsu) solamente ha disputado doce partidos a lo largo de su carrera en la Liga Endesa, porque da la impresión de que es un jugador sobre el que siempre se ha hablado mucho por aquí. Pero claro, tenía que estar en todas partes el hombre: en una carrera profesional bastante breve de nueve años le dio tiempo a jugar en 17 equipos. Ahí es nada.

Tres de ellos fueron españoles, con el momento especialmente remarcable del Granada, que le contrató únicamente para un encuentro, en el que se jugaba la permanencia en la temporada 2007-08. El tipo, claro, respondió a lo que se pedía de él y se clavó 22 puntos y 9 rebotes frente al Tau Cerámica (89-87 y salvación nazarí). También estuvo cinco encuentros en el Joventut, de donde salió porque no se ponía de acuerdo con el club para tratar una lesión (2008-09) y seis en el Cajasol (2012-13). Además, no llegaría a cumplir su compromiso, con nueva polémica médica de por medio, en el Baskonia (2010-11). Sus promedios fueron de 9,7 puntos y 5,4 rebotes en 20 minutos.

Su condición de comunitario le hizo muy valioso durante años, pero también no pareció muy centrado en encontrar un sitio estable donde convertirse en una verdadera estrella. Sí fue un gran jugador, desde luego, capaz de hacer mucho daño a nivel ofensivo con múltiples armas. Un interior muy móvil y con enorme pasión por el juego, aunque por eso mismo también un poco imprevisible.

Los orígenes de Mensah-Bonsu hay que buscarlos en un sitio tan poco baloncestístico como Tottenham, donde los niños más bien sueñan con jugar en White Hart Lane. Pero él escogió el camino de la canasta, que le llevó a Estados Unidos en la universidad de George Washington. Pese a no entrar en el ‘draft’ del 2007, sí consiguió un hueco en la plantilla de los Dallas Mavericks, que le tuvieron parte de aquella temporada en el equipo de la liga de desarrollo.

Fue el primero de sus cinco equipos en la NBA (hay que sumar San Antonio, Toronto, Houston y New Orleans), pero en ninguno llegó a conseguir un puesto significativo en la rotación. De hecho, y pese a tanto movimiento, solo acumuló 61 partidos en la liga (3 puntos y 3 rebotes en 8,3 minutos). Entre tanto, entraba y salía de Europa con enorme facilidad de muñeca para firmar contratos y también para romperlos. Puede presumir de haber estado en equipos de tanto nombre como la Benetton de Treviso, el CSKA de Moscú, el Asvel de Villeurbanne, el Besiktas, el Armani Milán, el Galatasaray, el Hapoel de Jerusalem y finalmente el AEK de Atenas. Pero le resultó difícil consolidarse en algún sitio cuando, por ejemplo, en la 2010-11 estuvo en cuatro clubs diferentes. Muy comentada su fue bronca a puñetazos con Mirza Begic (Olympiacos) cuando era jugador del Galatasaray. Desde luego, se pudo haber ganado también la vida en el boxeo.

Concurso de mates con el Joventut.
Concurso de mates con el Joventut.

Con el equipo nacional británico mantuvo un poco más de fidelidad y por momentos fue su gran referente, ayudando a su primera clasificación para un Eurobasket en 2009, repitiendo en el de 2011 y disputando además los Juegos Olímpicos ‘en casa’ en 2012.

Su carrera terminó abruptamente en verano del 2015, cuando fue sancionado por dos años porque se le detectaron anfetaminas en un análisis. Había estado a un buen nivel en el AEK y todavía tenía baloncesto por delante (32 años). Él alegó que venían de un medicamento que se le había preescrito. Renunció a seguir en las canchas y en la actualidad ejerce como ojeador de los San Antonio Spurs.

Seis partidos en Sevilla en la 2012-13.
Seis partidos en Sevilla en la 2012-13.