Gerald Brown: Líder silencioso en el Breogán y el Fuenlabrada

Gerald Brown: Líder silencioso en el Breogán y el Fuenlabrada
Líder silencioso en el Breogán y el Fuenlabrada

Javier Ortiz Pérez

En el Fuenlabrada 2006-07.
En el Fuenlabrada 2006-07.

Cumplidor Gerald Brown tanto en su media temporada con el Breogán 2005-06 como en la completa que tuvo completa en Fuenlabrada, la 2006-07. Base de 1,91, no era un jugador individualista ni explosivo, sino más bien un buen manejador de balón y sobre todo un gran defensor. 8,1 puntos en 23 minutos es un promedio aceptable, no tanto así esas raquíticas 1,5 asistencias. Uno de esos líderes silenciosos que siempre hacen falta en cualquier vestuario.

Si algo le distinguió fue por su rápida adaptación. En Lugo era conocido por su interés por el marisco, una costumbre que intentó prolongar en Fuenlabrada con menos éxito. Recuerdan quienes estuvieron con él que le costaba mucho el español y que Tom Wideman le salvó de más de una.

Brown, nacido en Phoenix y criado en Los Angeles, tuvo una carrera pintoresca. En su inicio, tras graduarse en Pepperdine y no ser drafteado, llegó a jugar 33 partidos con los Suns (2,4 puntos en 7,2 minutos). Su ‘highlight’ fue un partido en el que, jugando contra los Lakers, Dennis Rodman le  tumbó de un golpe y, cuando él se levantó para responder, ya se había montado la trifulca. “Me alegro de que al final no pasara nada. Metí los dos tiros libres y ganamos”, recordó unos años después.

Luego  buscó acomodo en la CBA e incluso llegó a hacer una gira con los Harlem Globetrotters ante equipos universitarios. “Jugamos nueve partidos y solamente perdimos uno. Era con gente que quería seguir disfrutando del basket como Oliver Miller, Chris Morris, Greg ‘Cadillac’ Anderson...”, contó a ‘Gigantes del Basket’. Otro episodio ‘curioso’ debió ser cuando se marchó del Hapoel de Jerusalem en 2003 cuando comenzó la Guerra de Irak: “Me trataron muy bien, pero con la invasión de Estados Unidos de un país tan cercano lo aconsejable era marcharme”.

En una conferencia, recientemente.
En una conferencia, recientemente.

Jugó en uno de los ‘grandes’ de Alemania, el Alba de Berlín, y también ganó la liga serbia con el Partizán de Belgrado, tras lo cual llegó su aventura española. En el Breogán le quedó el mal recuerdo del descenso, mientras que en Fuenlabrada acabó en mitad de la tabla. Eso sí, su rendimiento ofensivo fue mucho mayor en Lugo, quién sabe si por los maricos. En la localidad madrileña tuvo que repartir más el balón y el protagonismo en la posición de ‘1’ con Ferrán López.

Sus ánimos de conocer mundo le llevaron a Australia (Perth Wildcats), Polonia (Poznan), México (Halcones de Xalapa) y Argentina (Gimnasia y Esgrima). Incluso formó parte de la ABA, retirándose en el 2011.

Desde entonces ha intentado abrirse camino en el mundo de los banquillos, ejerciendo como asistente, entrenador y general manager en los Arizona Scorpions de la ABA y ayudante en las universidades de Arizona Christian y Concordia Irvine. También ha fundado su propia empresa, a la que ha llamado Keys 2 the game.