Iván García: Campeón de europa junior con poca suerte en la élite

Iván García: Campeón de europa junior con poca suerte en la élite
Campeón de europa junior con poca suerte en la élite

Javier Ortiz Pérez

En el CAI Zaragoza.
En el CAI Zaragoza.

Iba para jugador importante Iván García, miembro de la selección española junior que fue campeona de Europa en 2004 (sí, aquel con Sergio Rodríguez, Sergio Llull y Carlos Suárez, entre otros). Era un ala-pívot potentísimo, con muchas posibilidades, pero da la impresión (y él coincide) que sus escasas oportunidades en la Liga Endesa se produjeron en equipos con demasiadas urgencias.

Así es que su currículum se queda con cinco partidos en el CAI Zaragoza (2008-09), otros cinco en el Valencia Basket (2009-10) y uno en el Barcelona (2010-11). “Al final en el mundo del deporte existe una parte de suerte. Yo la tuve al poder estar en esos grande clubes, pero a lo mejor me faltó en el aspecto que algún entrenador depositara algo de confianza en mí. También es verdad que son clubes con mucha presión de resultados y entiendo que a veces es difícil el dar confianza a gente joven, aunque lleva tiempo quedando reflejado que siguen saliendo muy buenos jugadores españoles jóvenes”, analiza.

García es un chico de Barcelona que proviene del fútbol. O más bien de lo mal que se le daba el fútbol. “Mi entrenador del colegio me invitó amablemente a que fuera a probar con el equipo de mi barrio, el Grup Barna”, cuenta. Desde allí pasó al infantil del Barça, pero con una peculiaridad: “Empecé jugando con un generación menor a la mía. Nunca me explicaron el porqué, pero creo que está claro…”, dice entre risas.

En su juego, si tuviera que destacar algo, sería el tiro. “Siempre he jugado al ‘4’ con apariciones esporádicas en la posición de alero, pero sin mucho éxito. Que los ‘4’ empezasen a jugar abiertos me favoreció. Personalmente, siempre me ha gustado el juego en equipo y he odiado los egoísmos individuales”, considera.

En los últimos años ha sido un fijo en la LEB Oro (Barcelona B, Ourense, Navarra, Araberri) con buen rendimiento. Esta temporada ha bajado un peldaño y está en el Torrons Vicens L’Hospitalet, en Plata. “Estoy muy bien, muy contento y agradecido al esfuerz
En los últimos años ha sido un fijo en la LEB Oro (Barcelona B, Ourense, Navarra, Araberri) con buen rendimiento. Esta temporada ha bajado un peldaño y está en el Torrons Vicens L’Hospitalet, en Plata. “Estoy muy bien, muy contento y agradecido al esfuerz

En los últimos años ha sido un fijo en la LEB Oro (Barcelona B, Ourense, Navarra, Araberri) con buen rendimiento. Esta temporada ha bajado un peldaño y está en el Torrons Vicens L’Hospitalet, en Plata. “Estoy muy bien, muy contento y agradecido al esfuerzo que está haciendo el club por crear un proyecto ilusionante. Creo que tenemos un equipo muy competitivo con buenos jugadores, pero que tenemos que acabar de encajar las piezas, ya que somos muchos los jugadores nuevos”.

A sus 31 años ya ha arrancado una nueva etapa en su vida, ya que compatibiliza el baloncesto con otro trabajo. Él mismo lo cuenta: ”Cuando estaba en el Barça me lesioné de gravedad y retomé lo estudios, impulsado por ello y por Marta… Mis planes eran seguir jugando en Oro mientras acababa de cursar la carrera de ADE, pero este verano me llamó un amigo, Marc, ofreciéndome la posibilidad de dejar mi curriculum en la empresa donde trabaja, Agility. Allí empecé el 1 de junio. Les quiero agradecer la confianza depositada, ya que el miedo a ‘¿qué haré cuando acabe de jugar?’ siempre existe y yo gracias a ellos no lo he vivido. Todo ello lo compagino jugando en Hospitalet. Hice la post-temporada con ellos y al decirles que empezaba a trabajar, me ofrecieron jugar con ellos. La verdad que estoy muy contento con la decisión tomada y pienso que el día de mañana cuando deje por completo el baloncesto no me será tan duro”.