Joao Santos: El portugués que más ha jugado en la élite española

Joao Santos: El portugués que más ha jugado en la élite española
El portugués que más ha jugado en la élite española

Javier Ortiz Pérez

Con la selección portuguesa.
Con la selección portuguesa.

Joao Santos es uno de los escasos jugadores portugueses que se ha asomado a la élite española. En su momento fue el cuarto tras Nuno Marçal, Sergio Ramos y el malogrado Paulo Pinto. Tampoco ha habido muchos más desde entonces y eso que todos ellos mostraron buenas características: tiro exterior fiable y mucho compromiso.  Ese fue justo el perfil de Santos en Valladolid durante cuatro de temporadas (2004-08). Nunca llegaría a ser una estrella, como en el basket luso, pero sí una pieza útil.

Lisboeta de nacimiento, su camino en el basket profesional fue un tanto extraño, porque tras debutar en la liga de su país casi adolescente, decidió marcharse tres años a la universidad de Nevada-Reno. Allí acabó después de una gira que había realizado un verano con su equipo, el ya desaparecido Portugal Telecom, y cuenta que fue una experiencia positiva al máximo, tanto en lo deportivo como en lo personal. Estudió Relaciones Internacionales.

A su regreso, en 2001, se puso en el escaparate como comunitario valioso y de hecho lo fichó el Panionios que dirigía Panagiotis Yannakis, pero no duró demasiado. Su auténtica explosión se produjo los dos años siguientes, de vuelta a su país. En el Queluz pudo tener los minutos que le habían faltado hasta entonces y llamó la atención del Forum Valladolid, que ya lo había visto en una liga de verano anterior que había jugado con el Breogán. Era un alero alto de una planta estupenda (2,05).

“Cuando llegué pensaba que era una buena oportunidad, una oportunidad única para disfrutar de la competición y aprender muchísimo. Aquí están los mejores jugadores de Europa y sólo poder estar un año ya era un premio increíble”, comentó en una entrevista. Pues duró cuatro, convirtiéndose en el luso con más partidos en la Liga Endesa. Casi siempre fue utilizado como recurso saliendo del banquillo (solo 46 titularidades de 128 encuentros en total), con una aportación de 5,1 puntos en 15 minutos tirando casi el doble de tres que de dos. También podía echar una mano en el rebote. Dentro de un rendimiento bastante lineal, seguramente la segunda de las cuatro temporadas, con topes en puntos (6,3) y minutos (17,6) fue la mejor.

Cuatro años en Valladolid
Cuatro años en Valladolid

En 2008 el equipo pucelano bajó y el club hizo borrón y cuenta nueva.  “He pasado años muy buenos allí, dejando a un lado el descenso, y me he sentido muy a gusto siempre”, contaba. Eso sí, la espina del último episodio de sus años en Pucela le quedó: “Ha sido la peor situación que he vivido en mi carrera profesional y un año muy duro en muchos aspectos, pero no creo que deba culparse a nadie en concreto, sino que todos y cada uno de los que hemos formado parte del equipo hemos aportado nuestro granito de arena para que se produjera el descenso. Yo asumo la parte de culpa que me corresponde, porque aunque tengo la conciencia tranquila en lo que respecta a mi trabajo diario, me duele no haber podido aportar más, sobre todo porque yo llegué con mucha confianza después del Europeo, pero las cosas no salieron como esperaba”. 

Quería quedarse en España, pero no le llegó ninguna oferta que le convenciese, por lo que la recta final de su carrera la desarrolló entre el Benfica (hasta 2010) y el Oporto (hasta 2012), los dos grandes dominadores del baloncesto portugués. También fue un referente en la selección, con el noveno puesto en el Eurobasket de 2007 como momento más significativo.

Joao Pedro Gomes Calcas da Costa Santos (ya se sabe que las personas de su país suelen tener nombres más bien largos) vive ahora bastante alejado del baloncesto. Mejoró su formación, especializándose en el mundo de la Economía y el tratamiento de datos, y en los últimos años ha trabajado en este último campo en un par de empresas. Según su perfil de LinkedIn está en una empresa radicada en Lisboa llamada Prologica.

 

 

En la actualidad.
En la actualidad.