Stephane Lasme: El mejor defensor de la Euroliga pasó por Santiago

Stephane Lasme: El mejor defensor de la Euroliga pasó por Santiago
El mejor defensor de la Euroliga pasó por Santiago

Javier Ortiz Pérez

Con el Obradoiro 2011-12.
Con el Obradoiro 2011-12.

Stephane Lasme contribuyó con su instinto defensivo y su enorme practicidad a la permanencia del Obradoiro en la temporada 2011-12. Con el tiempo se ha revelado que tenerle en Santiago de Compostela fue un auténtico lujo, ya que en su especialidad, el trabajo sucio, se confirmó posteriormente como uno de los mejores interiores de Europa. Quizás le volvamos a ver por aquí, aunque ya tiene casi 35 años. Pero es un jugador muy útil, eso lo dejó claro antes y después de jugar en Galicia.

Lasme es gabonés y, tópico viene, no empezó a jugar al baloncesto hasta los 14 años. Solo había hecho fútbol, pero su altura empezó a llamar la atención. Sus ídolos eran Michael Jordan, Scottie Pippen (algo lógico)... y Marcus Camby, el modelo de jugador al que tendería. El siguiente paso fue ir a una universidad estadounidense, la de Massachussets Armherst, donde su progresión fue constante. En su año ‘senior’ igualó el récord de triples dobles de la historia de la NCAA en una sola temporada, con cuatro... con la peculiaridad de que los logró con puntos, rebotes y tapones. Todo ello siendo en teoría bajito para jugar por dentro (2,04), pero eso importa menos cuando eres fuerte y te sabes colocar.

Así es que entró en la segunda ronda del ‘draft’ de 2007 (número 46), aunque los Golden State Warriors apostaron poco por él luego. Seguramente sea el jugador que menos ha jugado en la historia del club: solo 3.8 segundos en su debut ante Dallas. Pocos días después fue cortado, aunque aquella temporada volvería a jugar (sin mucha relevancia) en la NBA con Miami Heat (15 partidos).

Aunque años después intentaría entrar en los Boston Celtics y fue descartado a pocos días de iniciar la temporada, Europa iba a ser su base de operaciones. Y en equipos de mucho pedigrí: primero el Partizán de Belgrado, luego el Maccabi de Tel Aviv y, tras el paso por el Obradoiro y el Spartak de San Petersburgo, el Panathinaikos, el Efes y el Galatasaray. La consecuencia ha sido sumar un montón de títulos en los que ha contribuido de forma importante casi siempre: ligas, copas, la Eurocup del 2016... Además, fue MVP en Grecia en 2013 y mejor defensor de la Euroliga en 2013, lo que da idea de la relevancia que llegó a obtener. Todo esto se vio empañado por uno de esos positivos absurdos por cannabis con los que a veces nos decepcionan los jugadores. Ocurrió hace un año, en Turquía, y tuvo que refugiarse en la  G League, donde lo hizo realmente bien con los Texas Legends.

 Machacando con el Panathinaikos.
Machacando con el Panathinaikos.

En España, con el Blusens Monbus, denominación entonces del Obradoiro, promedió 10,9 puntos, 6,3 rebotes y 1,9 tapones en 28 minutos, obteniendo una nominación como mejor jugador de la jornada. “Fue un gran momento para mí, un sitio donde se podía comer muy buen pescado y la gente era estupenda. Me encantaba aquel equipo. Era… relajante”, dice hoy en día cuando se le pregunta por aquella experiencia.

Ahora está en el Unics Kazan ruso, donde también se siente a gusto recibiendo las asistencias de Quim Colom. “Mi mujer es rusa, así es que es bueno para mí estar cerca de la familia. Nuestros hijos disfrutan de la cultura”, apunta. Se considera a sí mismo “un jugador de dos perfiles, que puede jugar en ataque y en defensa. Y también un jugador de equipo, claro”. Según confiesa,  todavía no sabe qué hará cuando se retire: “Simplemente quiero ser el mejor Stephane Lasme que pueda ser”.

En su equipo actual, el Unics Kazan.
En su equipo actual, el Unics Kazan.