Andrew Kennedy: Importante en la salvación pucelana y leyenda en Israel

Andrew Kennedy: Importante en la salvación pucelana y leyenda en Israel
Importante en la salvación pucelana y leyenda en Israel

Javier Ortiz Pérez

Como jugador, en Italia.
Como jugador, en Italia.

Hace algunas semanas hablamos aquí de Andy Kennedy y ahora toca hacerlo de alguien con el mismo nombre y apellido, aunque más conocido baloncestísticamente como Andrew Kennedy. Tanto uno como otro tienen otra cosa en común: jugaron poco en la Liga española, aunque el paso de nuestro protagonista de hoy puede considerarse más exitoso, ya que ayudó decisivamente a la permanencia del Forum Valladolid pre-Sabonis.

Aquello se remonta a la temporada 88-89, cuando el conjunto pucelano tuvo algunos problemas para encontrarle la pareja ideal a John Devereaux. El año lo empezó Michael Young, que la campaña anterior se había salido pero en esta no acabó de encontrar el aro; siguió con Fred Cofield, un base que fue de más a menos y terminó con Kennedy, que llegó faltando un par de jornadas para acabar la fase regular pensando en los inevitables ‘playoffs’ de salvación. Se solventaron cómodamente ante el Caja Guipúzcoa por 3-1.

Se trataba de un ‘3-4’ con gran capacidad anotadora. De hecho, en aquellos seis encuentros se permitió el lujo de anotar 25,5 puntos de promedio con un 62,8% en tiros de dos puntos (de tres apenas tiró), sazonados por 7,3 rebotes. Y todo con el mismo espíritu ‘iron man’ de la época: solo se sentó en el banquillo en 11 minutos de los 240 posibles.

¿De dónde había aparecido? Nacido en la capital de Jamaica, Kingston, fue un estudiante modelo y consiguió una beca para jugar baloncesto en el estado de Texas, en Amarillo, y posteriormente en Virginia. Hasta se colocó en el puesto 43 del ‘draft’ de 1987, elegido por los Sixers, pero no llegaría a jugar al lado de Charles Barkley. La llamada de Valladolid le llegó cuando estaba entre la CBA y Filipinas.

Después de aquel mes como morado no volvería a jugar en España, desarrollando prácticamente toda su carrera profesional en Israel (exceptuando un par de paréntesis en Cremona y Montpellier). Allí en ‘Tierra Santa’ fue un jugador queridísimo hasta tal punto que mantiene el récord de temporadas jugadas por un extranjero en la liga, con doce repartidas en seis equipos distintos. Particularmente en el Hapoel Galyl Elyon disfrutó de tres etapas. Allí, en la conflictiva frontera con Líbano y Siria, protagonizó un hecho histórico en la temporada 92-93: fue el líder de un equipo que consiguió romper el monopolio del Maccabi de Tel-Aviv, que había ganado todas las ligas desde la 69-70 y volvería a seguir ganándolas hasta la 2007-08.

En 2015 (Foto: Alan Look).
En 2015 (Foto: Alan Look).

Kennedy, que consiguió varios reconocimientos por su sensibilidad a nivel social, se retiró en el 2005, al filo de los 40 años, y regresó a Estados Unidos, donde ha trabajado como ‘scout’ para varias franquicias de la NBA, como Houston Rockets y Phoenix Suns. Una última curiosidad relacionada con él: su hermano Michael también jugó en España (un partido con el Mayoral Maristas 91-92 y etapas en Primera B con Tenerife y Gran Canaria).