Monte Marcaccini: Mejor creando helados que lanzando a canasta en León

Monte Marcaccini: Mejor creando helados que lanzando a canasta en León
Mejor creando helados que lanzando a canasta en León

Javier Ortiz Pérez

Monte, en su época con el León.
Monte, en su época con el León.

Hace menos de un año trajimos aquí la historia de Giancarlo Marcaccini, el alero italiano que pasó por Málaga y después se convirtió en una celebridad en Hollywood saliendo con Tyra Banks. Pues bien, hoy le toca el turno a su hermano Monte Marcaccini, que también vino a España en la misma época, aunque mucho más al norte (León) y con menos puntería.

Lo cierto es que la historia de los dos es bastante paralela: nacieron de padres italianos en la soleada Santa Mónica, en la zona playera más cercana al ‘downtown’ de Los Angeles, se formaron en el baloncesto NCAA, tuvieron un breve paso por el país de sus ancestros y decidieron probar suerte en España.

Monte duró temporada y media en León (98-99 y parte de la 99-2000 hasta que fue sustituido por Marcelo Capalbo). Al club se le agotó la paciencia con su proyecto particular de comunitario-hallazgo: se suponía que era un tirador, pero metía más bien poco (25% en triples...) y nunca llegó a tener la confianza de Gustavo Aranzana. En sus 33 partidos en total se quedó en 11 minutos de promedio, acreditando una cifra bajísima de 2,2 puntos. Tampoco es que aportase mucho más en otros aspectos del juego. Luego probó fortuna en Nápoles, pero también fue cortado al año y pico de llegar.

Atrás quedaba el tiempo en el que el avispado agente Warren LeGarie (lo que ha trabajado ese hombre en España durante una época...) alentaba las esperanzas de que, si completaba su  formación en Estados Unidos, se acabaría convirtiendo en el mejor jugador italiano del momento. En su momento rechazó una oferta del mismísimo Bobby Knight en Indiana para irse un año a jugar para el equipo junior de la Benetton. Después sí jugaría en la NCAA en dos equipos distintos: Pepperdine y Virginia, que fue de donde salió cuando fue colocado en León. No es que Giancarlo lo hiciese mucho mejor en el Unicaja (5,8 puntos en 18 minutos), pero sí dio para la broma insistente de que León había fichado a Monte debido a que había visto los vídeos del hermano equivocado.

Cuando tanto Giancarlo como Monte (que es dos años menor) dejaron el baloncesto se metieron de lleno en la empresa familiar Villa Gelato, que en California y parte de Estados Unidos ha tenido aparentemente bastante éxito. Ya se sabe la ‘mano’ que tienen los italianos para los helados, aunque por lo que parece fue Monte el que llevó la iniciativa al acudir a una escuela especializada en Italia. También está metido en el tema el pequeño de los tres hermanos, Gianandrea. 

Giancarlo, Monte y Gianandrea Marcaccini.
Giancarlo, Monte y Gianandrea Marcaccini.

A nivel personal, Monte se movió en la ‘farándula’ menos que Giancarlo y está casado con Christina, con la que tiene un sucesor para llevar la empresa de helados: el pequeño Monte jr.