Caio Torres: El primer proyecto de ‘5’ brasileño del Estudiantes

Caio Torres: El primer proyecto de ‘5’ brasileño del Estudiantes
El primer proyecto de ‘5’ brasileño del Estudiantes

Javier Ortiz Pérez

Primeros años en España con el Estudiantes.
Primeros años en España con el Estudiantes.

Podría decirse que Caio Torres fue Lucas Nogueira antes de Lucas Nogueira: un pívot brasileño de inmensas posibilidades en lo físico que no llegó a dar lo mejor de sí mismo en el Estudiantes, el club que trajo a ambos a España. La diferencia es que ‘Bebe’ está ahora en la NBA, abriéndose poco a poco camino en los Toronto Raptors, y Caio Torres regresó a su país natal hace unos años, donde tampoco es que le vaya mal.

Caio Aparecido da Silveira Torres sí ofreció buenos minutos en Menorca, tanto en Liga Endesa como LEB Oro, dando ya muestras de una madurez que se había demandando de él casi desde que llegó a Madrid. Pero era complicado, porque cuando lo hizo, a finales de 2004, tenía poco más de 17 años y sí, una planta enorme, con 2,11 y bastante coordinación, pero todavía no al servicio del baloncesto de cierto nivel.

Había llegado a la canasta casi por descarte, porque, como a casi todo buen brasileño, lo que a él le gustaba era jugar al fútbol de niño, a ser posible en las playas cercanas a su Sao Paulo natal. “Daba buenos cañonazos al balón”, cuenta a menudo.”Me pasé al baloncesto por la influencia de mis tíos y de mis hermanos mayores”, asegura.

En España se haría pronto amante de la siesta y de la paella. Lo primero que hizo el Estudiantes fue cederlo al Rayet Guadalajara, de LEB2, donde apenas duró diez partidos antes de ser devuelto a su país temporalmente. Todavía no era mayor de edad cuando debutó con el primer equipo estudiantil (victoria por 69-81 en Málaga), ocupando plaza de extranjero. Fueron cuatro segundos testimoniales, el inicio de cuatro temporadas en las que su papel fue aumentando poco a poco de importancia, aunque nunca lo suficiente como para aspirar a ser titular estable. Jurar la Constitución española le hizo valioso en el mercado. Desde muy joven ya era internacional absoluto con Brasil, disputando el Mundial del 2006 en Japón y subiendo a lo más alto del podio en citas como el Campeonato Sudamericano del 2004 y el Torneo de las Américas de 2005.

En el Menorca.
En el Menorca.

Se movía bien en el poste bajo y era una presencia importante en el centro de la zona, pero a menudo daba la impresión de que podía hacer más. En 2008 se acabó su luna de miel con el Estudiantes, teniendo que buscar acomodo en Melilla. En la LEB Oro fue de menos a más, mejorando la siguiente campaña con el Menorca y contribuyendo a su ascenso (10,5 puntos y 5 rebotes en 20 minutos). En la isla se despidió de la Liga Endesa en la 2010-11 cumpliendo con su papel (7 puntos y 3,8 rebotes en 16,2 minutos).

Todavía era joven (24 años) cuando, tras ver rescindido su contrato en Menorca, se marchó de vuelta a casa. Desde entonces, es un pívot importante en la NNB, primero con Flamengo (MVP de la final del 2013), luego con Sao José y, desde hace un año, en el Mogi das Cruces. En esta última campaña ha acreditado 10,4 puntos y 6 rebotes en 23,2 minutos.

Con el Flamengo.
Con el Flamengo.