Peter Lorant: El húngaro que cautivó Burgos (y jugó poco en Donosti)

Peter Lorant: El húngaro que cautivó Burgos (y jugó poco en Donosti)
El húngaro que cautivó Burgos (y jugó poco en Donosti)

Javier Ortiz Pérez

Cuatro temporadas y media en el Burgos.
Cuatro temporadas y media en el Burgos.

Una lástima que Peter Lorant se marchase de España con solo una temporada en la máxima categoría, la 2011-12 con el Gipuzkoa Basket, en la que no le fue demasiado bien. En un país como Hungría en el que no salen muchos talentos baloncestísticos, lo suyo fue un auténtico ‘curso’ durante las temporadas que pasó en la LEB Oro, principalmente en el Autocid Ford Burgos.

La verdad es que fue raro que no le llamasen de la élite hasta entonces. Era agresivo, tenía buen tiro de media y larga distancia, sabía aprovechar los espacios y, sobre todo, era listo. Una ‘joya’ que en ‘El Plantío’ supieron rentabilizar después de su primera experiencia aquí, en Manresa y también en LEB Oro, resultase discretísima. Quizás era demasiado joven para para hacerse un hueco en aquel Assignia de la temporada 2006-07 que lograría el ascenso con un auténtico equipazo: Josh Asselin, Richard Scott, Juan Espil, Miki Feliu, Óscar González, Rafa Martínez, Guillem Rubio, Javi Rodríguez... y un casi adolescente Sergio Llull.

Lorant, nacido en Budapest y que había jugado la liga belga en Amberes, solamente estuvo nueve partidos en el Nou Congost antes de fichar a mitad de campaña en Burgos, donde al principio le costó hacerse un hueco, pero luego fue fundamental. Año a año, desde hasta la 2010-11, sus promedios fueron subiendo hasta los 11,4 puntos y 5,4 rebotes de la última campaña.

Con Burgos estableció una relación especial. “Frío sí que es, pero la gente da mucho calor. Me daban mucho cariño  allí y es algo que nunca olvidaré. La afición ha ido creciendo cada año con nosotros y siempre han dado todo cuando el equipo tenía un mal día. Por eso era algo especial  jugar cada viernes allí (...).Cuando ganábamos un partido igualado en casa y entrábamos en el  vestuario, me encantaba  escuchar a la gente en el pabellón”, comentaba en una entrevista en la web de la Peña Sauki.

Aquella última temporada, aunque se le escapase el ascenso, fue ya ‘derribar la puerta’ de la Liga Endesa. Tras un verano de muchas dudas (incluso el Manresa estuvo muy interesado), se decidió por el entonces denominado Lagun Aro GBC. “Estoy muy contento por estar en la Liga Endesa después de cinco años en LEB Oro. Estoy muy ilusionado, pero tengo que trabajar mucho (...). Soy un jugador que le gusta “tirar de fuera, de 5/6 metros. Siempre he jugado con el corazón y no me importa estar jugando más minutos. Intentaré hacerlo lo mejor posible”, dijo en su presentación.

Su contribución como cuarto interior fue discreta en un equipo que sorprendió a todos metiéndose en la fase final de la Copa del Rey (3,3 puntos y 2,2 rebotes en 11 minutos). Arrastró siempre una fractura de stress en el metatarsiano de un pie (una lesión muy complicada de tratar) y eso limitó probablemente su aportación. Después ha alternado Italia (Roma y Pésaro) con el regreso a la liga de su país, primero en el Skolnoki Olaj y en la actualidad el Albacomp (14,7 puntos y 7,2 rebotes la pasada campaña, pero no acudió  a la selección que disputó el Eurobasket).

Con el Gipuzkoa Basket, en la sesión de fotos oficial.
Con el Gipuzkoa Basket, en la sesión de fotos oficial.

Con 32 años cumplidos en octubre su carrera todavía tiene algunas páginas por escribir. Quizás regrese a España, un lugar que siempre le ha encantado. ¡Sobre todo por la comida burgalesa!