John Garris: Otro damnificado por la sombra de Kevin Magee

John Garris: Otro damnificado por la sombra de Kevin Magee
Otro damnificado por la sombra de Kevin Magee

Javier Ortiz Pérez

Con los Cavaliers.
Con los Cavaliers.

La sombra de Kevin Magee fue alargada en Zaragoza durante mucho tiempo. Cualquier americano interior que vistió la camiseta roja durante los años 80 fue comparado automáticamente con él, con resultados normalmente fatales. Ni siquiera cuando regresó, unos años después, pudo el propio Magee con la comparación con el hombre que fue el estandarte de aquella primera Copa del Rey ‘moderna’ de 1983. Nuestro protagonista de hoy, John Garris, fue uno de los ‘damnificados’ de esa imposible equiparación.

Garris había sustituido iniciada la temporada 84-85 al ‘4’ que a su vez había ocupado el puesto de Magee, Harold Johnson. El CAI necesitaba un revulsivo porque se quedaba corto en su objetivo de alcanzar como mínimo las semifinales ligueras, como había hecho el año anterior, y recurrió a esta ‘leyenda’ del Boston College que traía un buen cartel como segunda ronda del ‘draft’ (número 27 en 1983) y con una breve experiencia NBA.

Aquellos 33 partidos en los Cavaliers (4 puntos y 2,3 rebotes en 8 minutos) serían su única experiencia en la mejor liga. A Zaragoza llegó en noviembre y si bien sus números más o menos fueron positivos (19,9 puntos y 8,1 rebotes en 34 minutos), el equipo, a las órdenes de Rudy D’Amico, no terminó de encajar, terminando en una discreta octava posición.

Muchos dedos fueron hacia Garris, un ‘4’ muy de la época, de 2,03 y buenos fundamentos, aunque una capacidad de adaptarse bastante dudosa. Incluso después de terminada la temporada se negó en principio a jugar la final del Torneo Asociación (o Copa Príncipe de Asturias, como se la denominaría luego) frente al Baskonia porque estimaba que ya era momento para volver a Estados Unidos. Finalmente se le convenció (por lo que parece, con un pequeño ‘plus’ de dólares), pero eso no sirvió para que los maños evitasen la derrota ante el Baskonia en Villanueva de la Serena.

En Boston College.
En Boston College.

Tan poco le gustó Europa que en los años siguientes, hasta 1991, no salió de la CBA esperando un nuevo hueco en la NBA. De hecho fue noticia en España en el verano de 1985 porque fue uno de los ‘rivales’ ante los que Fernando Martín se jugó un puesto (al que al final renunciaría) en la liga de verano que disputó con los New Jersey Nets.

Sus dos últimas campañas como profesional las pasó en Francia, primero en Lyon y luego en Mulhouse. Se retiró en 1993 al poco de cumplir los 34 años sin que después haya trascendido gran cosa sobre él. Es de Bridgeport (Connecticut) y es probable que haya regresado allí, aunque también dejó buena impronta en sus dos años universitarios en Massachussets.