Calvin Roberts: El (utópico) sueño de debutar en la NBA con 61 años

Calvin Roberts: El (utópico) sueño de debutar en la NBA con 61 años
El (utópico) sueño de debutar en la NBA con 61 años

Javier Ortiz Pérez

Intentando machacar con el Breogán.
Intentando machacar con el Breogán.

Seguramente una de las noticias más sorprendentes (y tiernas) de los últimos tiempos nos llegó a finales de junio, cuando se supo que Calvin Roberts, superados los 61 años, buscaba un hueco en la NBA. Su buena forma física, evidente descaro y quizás alguna intención publicitaria le animaron a ello, aunque evidentemente no llegó a nada.

De Roberts, que tiene cinco hijos y dos nietos, también podemos hablar bastante en España, ya que hizo temporada y media bastante buena por aquí, primero en el Breogán (88-89) y luego en el Gran Canaria (89-90). No era un jugador muy técnico, pero sí extremadamente sólido, que aprovechaba a la perfección sus recursos y percutía hacia el aro rival sin miedo. Tampoco le hacía ascos a salir fuera a tirar triples. No superaba los 2,03 y sin embargo era un excelso reboteador, promediando 11,3 por encuentro (además de 21,3 puntos). Tuvo algunos partidos realmente brutales, sobre todo en Lugo. Por ejemplo, ante el Pamesa Valencia alcanzó los 32 puntos y 23 rebotes sin sentarse ni un momento durante los 45 minutos de juego. En Las Palmas de Gran Canaria ejerció como sustituto del lesionado Greg Stewart.

Nacido en Carolina del Norte y formado universitariamente en la universidad de California State, fue elegido en la cuarta ronda del ‘draft’ de 1980 por San Antonio Spurs con el número 83, con lo que tenía muy difícil hacerse con un hueco allí. Sí se mostró como un americano muy útil, sobre todo en Turquía, donde pasó gran parte de su carrera europea (incluyendo estancias en Fenerbahce y Galatasaray), pasando también por Italia, Austria, Francia e Israel, concluyendo allí su carrera en el Hapoel de Tel-Aviv en 1995.

Durante estas casi dos décadas apenas se ha hecho notar hasta que su historia de intentar entrar en la NBA interesó a muchos medios nacionales en Estados Unidos, como la cadena ABC, donde advirtió que no va “a abandonar”. “Siempre ha sido mi pasión poder entrar en la NBA y disfrutar de la experiencia de estar ahí (...). Me exijo a mí mismo el máximo creo que este es mi año”, indicó. Sus preferencias estaban claras: jugar en los Spurs. “Algo vieron en mí para ‘draftearme’. No voy a decepcionarles. Son un gran equipo y Gregg Popovich un gran entrenador, es listo. Nos entenderíamos porque los dos somos viejos. Él me inspiró”, añadió. También relató cómo, en su época universitaria, se enfrentó a ‘Magic’ Johnson y pudo ponerle un tapón: “Perdimos por un punto. Fue mi primera oportunidad de jugar contra alguien que fue ya muy conocido y que se sabía que iba a ir a la NBA”.

“Estoy sano para mi edad”, repetía una y otra vez. “Estoy intentando llamar la atención para demostrar que estoy en forma. Estoy preparado, soy serio y quiere estar allí. Es mi segunda oportunidad y voy a aprovecharla. Si me dan una ocasión, iré adelante con ella”, indicaba.

Aquello de jugar la liga de verano de Las Vegas, la ciudad en la que vive ahora, no fue muy lejos, pese a las cartas que escribió a un buen número de franquicias. Aseguró que se llevaba preparando desde hacía meses levantando pesas, cuidando la alimentación y jugando partidos y la verdad es que, por lo que se aprecia en las imágenes, está finísimo y musculado, pero no dejaba de ser un deseo utópico. El récord lo tiene Nat Hickey, que en los 40 disputó partidos con casi 46 años, se mantendrá inalterable. Más recientemente (en 2007) Kevin Willis saltó por última vez a la pista con 44 años y 224 días.

En el Gran Canaria.
En el Gran Canaria.


En forma en la actualidad.
En forma en la actualidad.