Micky Stobart: El paso por todas las categorías de un tipo feliz

Micky Stobart: El paso por todas las categorías de un tipo feliz
El paso por todas las categorías de un tipo feliz

Javier Ortiz Pérez

 Con el Obradoiro 2012-13.
Con el Obradoiro 2012-13.

Miguel Ángel García Stobart es Micky Stobart, un jugador que puede presumir de haber jugado en todas las categorías del basket español, desde la Liga Endesa a la EBA pasando por las LEBs Oro, Plata y Bronce.

Nuestro protagonista de hoy es mallorquín y empezó jugando al fútbol, pero, según cuenta, “un día un amigo de mi madre le comentó que un ex jugador muy famoso, que era amigo suyo, había montado una escuela de baloncesto en la isla. Yo tenía 8 años y era muy alto, y pensaron que iba a ser lo más idóneo para mí. Fue probar a jugar a baloncesto y no poder dejarlo. Tanto Juan de la Cruz como Guillermo Coll, los jefes, y Cuca, mi entrenadora, fueron los culpables de que me enamorara de este deporte”.

Hasta consiguió un hueco en la cantera del Barcelona, “buenísimos recuerdos de una época que no cambio por nada del mundo, por todo lo que viví. Fue duro salir de casa con 13 años, pero fue para vivir una experiencia que jamás pude llegar a pensar que me pasaría a mí. La primera vez que pisé el Palau me dejaron esperando en unos asientos que había antes de entrar a pista. De repente salió un tipo de 2,20 con una toalla y chanclas cantando. ¡Era Roberto Dueñas!!”

Luego pasó al Lleida, donde estuvo como vinculado en EBA con el Mollerusa y tuvo la ocasión de debutar en la máxima categoría en un partido contra el Estudiantes. “Fue muy especial para mí, un sueño y un premio a muchos años de trabajo. Aunque ese año en Lleida fuera un desastre a nivel deportivo de club, yo me llevo increíbles recuerdos de esa época”.

Se define como una persona “de sacar todo lo positivo” a las situaciones. “He estado en clubs en los que me han hecho sentir como en casa, como Menorca, Mallorca, Valls, Valladolid,  Obradoiro... Creo que he ido mejorando día tras día, he sido feliz y me lo he pasado bomba. Si tuviera que poner un pero sería, ya no el hecho de no cobrar en varias ocasiones, sino la sensación de estar solo, desprotegido, de no poder hacer nada. Sentía frustración y tristeza. Eso incluso me pasó en Francia, y unido a que tienen costumbres diferentes, me costó adaptarme.  Aunque como dije, esos lugares me han dado amigos, muchas familias y una maravillosa mujer, así que no lo cambio por nada”, resume. 

En el Logitravel Mallorca.
En el Logitravel Mallorca.

Stobart se define como “un jugador guerrillero”. “Siempre he disfrutado del juego que he practicado, dejándome la piel y haciendo lo que el equipo necesitaba. Creo que ha sido la clave de mi progresión y el logro de mis retos. Ahora sigo igual. No sé jugar sin corazón, aunque intento pensar más para cansarme menos...”, añade.

La pasada campaña la jugó en Igualada, en Liga EBA, “un año complicado, de muchos cambios, pasando del baloncesto profesional al amateur. Al añadirle el trabajo y el nacimiento de mi hijo, pues me faltaban horas.  Es un club que tengo buenos amigos, tienen ilusión y una buena cantera. Hacen las cosas muy bien, han entendido mis necesidades y tengo unos buenos compañeros, así es que seguiré otro año”.

Lo compagina con el negocio familiar relacionado con la representación e incluso la fabricación de vino con una marca propia, Altoacín. “Nunca pense que mi vida estaria encaminada hacia esa rama, pero estoy contento. Es un mundo apasionante y muy agradecido. Tengo ganas de poder formarme más. El cambio es complicado. Creo que he sido un privilegiado durante mucho tiempo. Ahora no me quejo, pero comparando la vida laboral es más exigente”, apostilla.

Con Juan de la Cruz, hombre clave en su formación.
Con Juan de la Cruz, hombre clave en su formación.