Robertas Javtokas: La milagrosa recuperación del ‘culturista’ lituano

Robertas Javtokas: La milagrosa recuperación del ‘culturista’ lituano
La milagrosa recuperación del ‘culturista’ lituano

Javier Ortiz Pérez

Machacando en Valencia.
Machacando en Valencia.

Uno de los jugadores que ha colgado las botas al final de esta última temporada ha sido Robertas Javtokas, que será recordado por dos cuestiones fundamentales: su hercúleo físico, que le mantuvo en primera línea durante muchas temporadas, y el ‘milagro’ que protagonizó cuando en 2002 consiguió recuperarse de un brutal accidente de moto que casi se lleva por delante no solo su carrera, sino también su vida.

A este pívot con aspecto de culturista le tuvimos por España un curso: el 2010-11 en el Valencia Basket. No hubo sorpresa posible alrededor de su rendimiento. Dio justo lo que se esperaba: una presencia fornida en el centro de la zona a nivel defensivo y unos pocos movimientos rudimentarios siempre cerca del aro en ataque. Era también un jugador grandioso para poner bloqueos. Promedió 7,8 puntos y 5,8 rebotes en 24 minutos en un Power Electronics que no pasó del quinto puesto.

Debutó con solo 17 años en la liga lituana, en el Siauliai, pero a continuación aceptó una oferta para jugar en la universidad de Arizona, un recorrido que no llegó a concluir porque a mediados de la temporada 99-2000 se marchó al Lietuvos Rytas, el equipo que amenazaba la hegemonía del Zalgiris. En un All Star su nombre resonó a nivel mundial: consiguió machacar en una canasta cuyo aro estaba a 3,65, 60 centímetros por encima de lo habitual. A sus 2,11 añadía un tremendo salto.

Su progresión (número 56 del ‘draft’ del 2001 por los Spurs, que quizás hubiesen llamado a su puerta tarde o temprano) se frenó en mayo del 2002. Conducía a 150 kilómetros por hora cuando fue embestido por un coche que cambió bruscamente de dirección. El resultado fueron varias fracturas de fémur, así como lesiones en el cráneo y una zona tan delicada como la columna vertebral. Estuvo más de un año sin jugar.

Habitual en la selección lituana.
Habitual en la selección lituana.

Volvió con fuerza, y muy tatuado, dominando la liga lituana y heredando el centro de la zona en la selección báltica de una leyenda como Arvydas Sabonis (un bronce mundial y dos platas y un bronce europeos). Espectacular fue su título de la ULEB Cup, MVP incluido, en el 2005. Sus años culminantes, con mejores contratos, fueron en Panathinaikos (2006-07, campeón de la Euroliga), Dínamo de Moscú (2007-09) y Khimki (2009-10), tras lo que llegaría su aventura valenciana. Cuando salió de allí un año después se unió al Zalgiris, de donde no se ha movido hasta su retirada, acumulando título tras título a nivel doméstico. En esta última temporada, ya con 37 años, su protagonismo se ha reducido visiblemente. Se retira con nueve ligas y dos copas.

Hay una curiosidad extra: normalmente ha sido catalogado como un mal lanzador de tiros libres, como confirmó en España con un 55%. Sus porcentajes habían sido incluso peores anteriormente, pero sufrieron un tremendo vuelco en 2012, cuando pasaron de poco más del 40% al 70%. Los rivales ya se tuvieron que andar con más cuidado a la hora de hacerle faltas para llevarle a la línea y evitar así canastas fáciles.

Sus seis últimos años, en el Zalgiris.
Sus seis últimos años, en el Zalgiris.