Simas Jasaitis: Oscuro en Vitoria, haciendo gala de su calidad en Badalona

Simas Jasaitis: Oscuro en Vitoria, haciendo gala de su calidad en Badalona
Oscuro en Vitoria, haciendo gala de su calidad en Badalona

Javier Ortiz Pérez

Tau 2007-08.
Tau 2007-08.

Considerablemente mejor el segundo año de Simas Jasaitis en España, cuando jugó para el Joventut 2008-09, que cuando vistió la camiseta del Baskonia 2007-08. A veces estas cosas suceden: un ‘grande’ ficha a un jugador emergente que no termina de funcionar bien y a continuación un club con menos dinero (como ya era por entonces el de Badalona) lo recoge y lo pone a funcionar como se esperaba.

Cuando llegó al Buesa Arena Jasaitis era una de las grandes esperanzas del baloncesto europeo: un alero alto de la escuela lituana (con lo que eso supone en cuanto a carácter y fundamentos) que amenazaba desde el exterior y podía ayudar en el rebote. Tenía 25 años y ya era un habitual de su selección, con la que llegaría a ganar dos bronces internacionales, en el Europeo del 2007 y el Mundial del 2010. Por si fuera poco, Neven Spahija, que empujó para cerrar su contratación, le conocía a la perfección, ya que le había dirigido en sus dos anteriores equipos, el Lietuvos Rytas y el Maccabi de Tel-Aviv.

“Después del último año que estuve en Israel quería comenzar una nueva etapa y, como deseaba seguir jugando en la Euroliga, acepté la oferta del TAU Cerámica, donde me he encontrado con un muy buen equipo, una muy buena organización, muy buenos jugadores y a Neven Spahija”, dijo al llegar.

Joventut 2008-09.
Joventut 2008-09.

Excesivamente irregular, y con dolores en una cadera más a menudo de lo que a él le hubiese gustado, no puede considerarse un éxito su año en Euskadi. Más bien todo lo contrario: 3,6 puntos en 12,5 minutos, cifras ridículas en cuanto a protagonismo que conllevaron que el club ni se plantease su continuidad, pese al título liguero logrado en la final frente al Barcelona (sumó 18 minutos y 5 puntos en aquel 3-0, lo que da idea de la poca fe que llegó a tenerle el entrenador)

Anduvo listo el Joventut haciéndose con sus servicios aquel verano del 2008: Aíto García Reneses estaba convencido de que ahí había un jugador. Y acertó: Jasaitis recuperó sus mejores sensaciones vestido de verdinegro. Bastaba (a veces no es tan sencillo) con darle confianza para que él sacase sus cualidades. Y el contraste a nivel numérico resulta evidente: para empezar, 20,2 minutos de media, en los que alcanzó los 8,8 puntos (y un estupendo 42% en triples). Su cotización, claro, volvió a subir y el Joventut ya no pudo mantenerle. La historia de siempre...

Un patrón ha seguido su carrera desde entonces: buenos contratos en países como Turquía (Galatasaray) y Rusia (Lokomotiv Kuban) y regresos periódicos (dos, en concreto) al Lietuvos Rytas. En 2010 pudo regresar a España con una oferta del Barcelona, pero aquello al final no se completó. Ya en la recta final de su trayectoria, desde 2015 está en Italia, primero en la Orlandina (curioso el equipo de veteranos que formó, con Gianluca Basile y Vlado Ilievski, entre otros) y en la última campaña en Pésaro, donde ha promediado 5,8 puntos en 22 minutos. Tiene 35 años y apurará el baloncesto lo que pueda.

Un poco de ‘crónica en rosa’ para terminar: ya se ha casado dos veces. Tras divorciarse de Vaida, la actual esposa de Jasaitis es Oksana Pikul, una famosa cantante y actriz lituana...

Su equipo más reciente, el Pésaro.
Su equipo más reciente, el Pésaro.