Robert Maras: Un 2,15 especialista y secundario en la Alemania de Nowitzi

Robert Maras: Un 2,15 especialista y secundario en la Alemania de Nowitzi
Un 2,15 especialista y secundario en la Alemania de Nowitzi

Javier Ortiz Pérez

En el Caja San Fernando.
En el Caja San Fernando.

Todos sabemos que para jugar al baloncesto no basta con ser alto. Quizás en otra época sí, cuando los centímetros abundaban menos, pero en esta época no es suficiente con ser un ‘siete pies’ para tener un trabajo. Y menos a alto nivel. Con Robert Maras existe la tentación de pensarlo, pero era un tipo bastante coordinado y podía ser una poderosa presencia defensiva, aunque desde luego en ataque le costase anotar a más de tres metros del aro.

Maras está en 2,15, lo que le valió para ser un buen puñado de veces internacional con Alemania al lado de Dirk Nowitzki, ganando incluso un bronce en el Mundial y una plata en el Europeo, siempre detrás en la rotación de otro ‘5’ conocido por aquí, Patrick Femerling. También pudo asomarse a la ACB, aunque tampoco demasiado. En la 2004-05 disputó 13 partidos con el Caja San Fernando y en la siguiente, seis con el Menorca. Sus promedios en 14 minutos fueron de 4,6 puntos y 2,8 rebotes. En aquella misma 2005-06 pasó al Palma Aqua Mágica, de la LEB, donde tuvo incluso menos protagonismo (3,2 puntos y 1,7 rebotes en 9 minutos). Su mejor campaña aquí fue dos años después, también en la segunda categoría, cuando alcanzó los 7,2 puntos y 3,7 rebotes en 16 minutos con La Palma.

De padres croatas, nació en Friburgo, donde dio sus primeros pasos en el baloncesto. De allí pasó al Alba de Berlín (tres temporadas) y a otro ‘grande’ del país, los Frankfurt Skyliners (cuatro y media). Allí estaba cuando fue reclamado por el Caja para sustituir a Vasco Evtimov, aunque desde luego no eran el mismo tipo de interior. “Vengo para ayudar como pueda al equipo, porque creo que puedo hacerlo y que ello contribuya a hacer buenos resultados”, dijo en su presentación.

Luego ya hemos visto que le costó bastante adaptarse al ritmo español, pero la campaña siguiente le volvieron a llamar para ocupar temporalmente el puesto de otro jugador bien diferente, Chris Moss, en Menorca. “Puedo aportar muchas cosas al equipo. Espero poder intimidar en defensa y aprovechar las opciones de que disponga en ataque. Me apetecía volver a la ACB porque creo que es la mejor liga de Europa y Menorca me ha dado la oportunidad de hacerlo. No quiero defraudarles”, indicó. Pero no consiguió prolongar su compromiso.

Recién llegado a Menorca.
Recién llegado a Menorca.

Exceptuando un tiempo en el Egaleo griego, España fue el único país donde jugó aparte del suyo. Tuvo un par de etapas en los Giessen 46ers y también pasó por el Bayern de Múnich. Se retiró en un equipo de la capital bávara de la tercera división germana, el München Basket, en 2011, con 33 años.

Después emprendió una carrera de entrenador todavía incipiente, dirigiendo primero a los jóvenes del Schwabing y después al Oberhaching Deisenhofen de la liga regional. No es muy habitual ver a un entrenador de su estatura, pero ahí anda, intentando abrirse camino.

En la actualidad, como entrenador.
En la actualidad, como entrenador.