Boni N’Dong: El coloso africano que mezclaba fuerza y talento por igual

Boni N’Dong: El coloso africano que mezclaba fuerza y talento por igual
El coloso africano que mezclaba fuerza y talento por igual

Javier Ortiz Pérez

Primera etapa en España en Málaga.
Primera etapa en España en Málaga.

Un gran tipo, dicen todos los que le conocen. Boni N’Dong fue un jugador muy importante en España durante las cinco temporadas (y un pequeño pico) que permaneció en España, dos con Unicaja y tres en el Barcelona, desde 2007 a 2012. Málaga le gustó tanto que estableció allí su residencia. Y era raro que el club del Martín Carpena no aprovechase sus múltiples virtudes, incorporándole al poco tiempo al cuerpo técnico de Joan Plaza.

Poco negativo se puede apuntar sobre un pívot con un enorme físico ‘made in Africa’ (2,13 muy bien movidos con fibra y dureza) y también buenos fundamentos, resultando muy agresivo cerca del aro. Se convirtió así en un jugador rentabilísimo, de esos que en los equipos grandes son muy necesarios porque no necesitan muchos balones para brillar. Promediar 8,3 puntos y 4,7 rebotes en 18 minutos quizás no diga mucho (cifra redonda de 200 partidos ACB), pero sí las dos Ligas, dos Copas, tres Supercopas y sobre todo una Euroliga como azulgrana que hay en su currículum.

Su recorrido hacia el éxito fue, eso sí, largo, desde Mbour, al sur de Senegal. Lo cuenta Dani Barranquero con detalle en acb.com: era el quinto de diez hermanos y no empezó a jugar al baloncesto hasta los 13 años, cuando su estatura empezó a destacar especialmente. Antes prefería el fútbol, pero cuando la afición por la canasta se metió en sus venas ya no pudo sacársela. Cuando destacó, optó por un camino poco habitual: rechazar ofertas de universidades americanas e irse a Alemania, a un modesto llamado Rattlesdorf, de la segunda división.

Tres años en el Barcelona.
Tres años en el Barcelona.

Cuenta que se adaptó rápido, pese a que no sabía alemán y su inglés no era demasiado bueno. Tras hacerse dueño de la categoría, llamó la atención del Bamberg, pero, con problemas de rodilla allí, su auténtica explosión llegó en el Dijón francés, donde permaneció dos temporadas dominando de tal manera que recibió ofertas de Denver Nuggets y Los Angeles Clippers, quedándose con esta última. Era el año 2005, aunque la NBA acabó siendo un sueño agridulce par él, jugando solo 23 partidos y teniendo poca cancha (2,2 puntos y 1,6 rebotes en 6,6 minutos). “Si nunca has ido a la NBA es como algo mítico. Para mí ha dejado de de serlo, al fin y al cabo, es sólo baloncesto. Jugar es más importante que quedarse en el banquillo, aunque algunos prefieren quedarse así varios años. Yo no”, cuenta.

Regresó a Europa para jugar en el Spartak de San Petersburgo, donde volvió a mostrar un gran tono (15 puntos y casi 10 rebotes). Era el paso previo para que el Unicaja, que ya se había interesado por él anteriormente, le fichase. Aquellos tres partidos de ‘playoffs’ en la temporada 2006-07 fueron solo el preludio de dos años felices en Málaga. Al final llegó el Barcelona para comprar lo que necesitaba: un tipo competitivo al máximo, cuya incorporación fue sinónimo de levantar trofeos.

Cuando se marchó en 2012 (el Barça quería renoverle, aunque a la baja) solo pudo estar un año más sobre las pistas. Lo hizo dejando su sello en Turquía ganando la liga con el Galatasaray. Ya por entonces tenía enormes dolores de rodilla que le llevaron a renunciar y a regresar a su casa de Benalmádena. Empezó una emergente carrera como entrenador que todavía está dando sus primeros pasos. Primero le acogió el Club Baloncesto Marbella y más tarde regresó a Unicaja, donde se ha especializado en trabajar la técnica individual con los pívots. “Se me siguen poniendo los pelos de punta (cuando entro al Martín Carpena). Siento que estoy en mi casa, y lo que he vivido aquí nunca se olvida. Recuerdo el primer partido que jugué aquí con el Barcelona, ¡estaba tan nervioso! Tener ese respeto de la afición malagueña me hace estar muy satisfecho”, comentaba en 2015 en una entrevista en el diario Sur.

Regreso a Unicaja como entrenador ayudante.
Regreso a Unicaja como entrenador ayudante.