Steven Carney: Autodenominado ‘Draymond Green’ de pasaporte luso

Steven Carney: Autodenominado ‘Draymond Green’ de pasaporte luso
Autodenominado ‘Draymond Green’ de pasaporte luso

Javier Ortiz Pérez

Caja San Fernando 96-97.
Caja San Fernando 96-97.

Apoyado en su pasaporte portugués, obtenido después de varios años siendo uno de las estrellas de la liga lusa, Steven Carney fue de los primeros comunitarios llegados a España en el verano de 1996. En el Caja San Fernando se mostró como un jugador complementario, fuerte a nivel defensivo y en el rebote. Tres años después repitió un papel similar en el Forum Valladolid como sustituto de Spencer Dunkley. 4,2 puntos y 3,2 rebotes en 13 minutos fue su balance numérico de los 42 partidos en total.

“Jugar en Sevilla fue un gran cambio para mí, llegando desde Portugal. Fue un desafío jugar la Euroliga. Los aficionados estaban locos por el baloncesto y teníamos un equipo con gente como Raúl Pérez, Michael Anderson, Tellis Frank y el entrenador ‘Aza’ Petrovic. Me encantó la experiencia”, cuenta ahora.

Surgido de la Northeaestern University de Boston, y muy retraso incluso en el ‘draft’ de la CBA (séptima ronda, número 107), Carney se había hecho fuerte con sus cualidades (mucha musculatura y 2,02 de estatura) en una competición evidentemente menor como la portuguesa, primero en el Estrelas da Avenida (91-92), después en el Sporting de Lisboa (92-95) y finalmente en el Oliveirense (95-96). “Portugal fue mi primer país fuera de casa, así es que fue algo difícil para un chico de 22 años que no hablaba el idioma. Además, no pude dormir durante los primeros meses por la diferencia horaria con mi familia”, recuerda.

En el Caja San Fernando tuvo distintos problemas físicos que le hicieron perderse varios encuentros. “La diferencia que veo entre el baloncesto europeo y el norteamericano es que el europeo es más técnico. En Estados Unidos jugamos con ritmo y sensaciones, no nos importa mucho la técnica de tiro cuando el balón sale de tu mano”, analiza, considerando que España es el país que está más cerca del suyo en cuanto a calidad.

En la actualidad, con la selección de veteranos de Italia.
En la actualidad, con la selección de veteranos de Italia.

Desde luego, se dio un buen baño de Europa ayudado en el mercado por ese pasaporte comunitario: tras el Caja fue a Francia (Estrasburgo), Italia (Aurora Jesi y Fabriano), Grecia (Sporting de Atenas), Rusia (Unics Kazan) e Israel (Maccabi Rishon). Incluso regresó a Portugal, vistiendo la camiseta del Ovarense en el 2003. Esa fue su última experiencia profesional, aunque no en el baloncesto en sí, ya que sigue disputando torneos organizados de veteranos en Italia, donde se asentó y entrena. Hasta ha disputado tres Mundiales para mayores de 45 años con la selección transalpina. “El último lo ganamos ante Estados Unidos en Orlando”, presume. Por cierto que la próxima cita es en Montecatini.

Carney se ve a sí mismo como un jugador “del mismo tipo que Draymond Green, muy físico. Me encanta rebotear y también estuve en alrededor del 50% en triples a lo largo de mi carrera. Puedo pasar bien el balón, además. Todos los equipos necesitan a alguien así”. Y si no ocupa plaza de extranjero, mejor, Steven.