Glenn Sekunda: El año y medio en España del irlandés de Nueva Jersey

Glenn Sekunda: El año y medio en España del irlandés de Nueva Jersey
El año y medio en España del irlandés de Nueva Jersey

Javier Ortiz Pérez

Girona 2001-02.
Girona 2001-02.

Glenn Sekunda fue uno de esos jugadores a los que les cambió la vida la ‘sentencia Bosman’. Era un pívot norteamericano bastante anónimo que, nada más terminar en la universidad de Penn State, exploró las múltiples posibilidades que le abría su pasaporte irlandés. Eso le mantuvo unos cuantos años siendo una de las ‘joyas’ del mercado comunitario. Su carrera tuvo un año y medio en España, primero en Girona y luego en Sevilla.

Sekunda no nació en la República de Irlanda, sino en Nueva Jersey, pero tenía la ‘sangre verde’ y fue rápido en la gestión de la nacionalidad en aquel verano de 1996 que lo cambió todo. En la NCAA había tenido un año como senior decente (13 puntos y 6 rebotes) y la Benetton de Treviso apostó por él.

Era una incógnita, pero rápidamente se hizo con un buen hueco en la Lega, siendo nombrado en dos ocasiones como el mejor jugador comunitario de la competición. Era un ‘4’ abierto, pero también luchador, que tenía buena mano. El factor diferenciador era que no ocupaba plaza de extranjero en una época en la que los equipos todavía no se habían soltado a fichar con la misma facilidad con la que lo hacen ahora.

En Treviso estuvo tres campañas (de más a menos, todo hay que decirlo), incluyendo el título de la Copa Saporta, una liga y una clasificación para la Final Four. Luego supo exprimir el prestigio adquirido, primero en Varese y luego en Rímini, donde alcanzó la veintena de puntos de promedio. En la 2001-02 se cruzó en su camino el Casademont Girona, donde tuvo una campaña buena a nivel numérico (13,1 puntos y 4,1 rebotes en 22 minutos), pero se quedó a una victoria de clasificarse para los ‘playoffs’. Quizás por eso no cumplió el segundo año de contrato que había firmado y fue indemnizado con 27.000 euros. En aquel momento se publicó que había tenido un rendimiento excesivamente irregular para ser el jugador mejor pagado de la plantilla. 

Caja San Fernando 2002-03.
Caja San Fernando 2002-03.

No encontró ningún equipo para la siguiente temporada, pero el Caja San Fernando le llamó en enero como refuerzo de lujo.  “Toda mi carrera he jugado en las dos posiciones. Me gusta jugar de cara a la canasta, pero también puedo hacerlo de espaldas. Me adaptaré a la posición que me diga el entrenador e intentaré hacerlo lo mejor posible. No voy a aportar algo específico en el equipo y sólo me dedicaré a lo que he hecho a lo largo de mi carrera, que es hacer lo que me pida el entrenador”, dijo al ser presentado. Gustavo Aranzana se mostraba contento con la adquisición: “Lo más importante será que se adapte y que coja el ritmo, porque ya conoce la competición. En el vestuario, será uno más en un equipo en el que lo más importante es que no hay estrellas. Son jugadores que no buscan el protagonismo y que sólo ponen el trabajo a disposición del equipo. Sekunda puede anotar, de cara o de espaldas, y defender por un lado y por otro”. Sin embargo, no resultó un factor diferencial en Sevilla, de donde se marchó con 5 puntos y 2,6 rebotes en 14 minutos en pista, y otra vez con la frustración de no estar entre los ocho primeros por una sola victoria.

Regresó a su lugar natural, Italia, con tres campañas en Udine bastante dignas y una última, la 2007-08, en la que se despidió del baloncesto en el Iraklis de Salónica. También jugó para la modesta selección de Irlanda, un justo agradecimiento para el país que le cambió la trayectoria deportiva.

Sekunda vive ahora el Boalsburg, en el estado de Pennsilvania, donde regenta una agencia de seguros propia desde hace ocho años.

En la actualidad.
En la actualidad.