Julio Mendoza: El debut explosivo del futuro abogado granadino

Julio Mendoza: El debut explosivo del futuro abogado granadino
El debut explosivo del futuro abogado granadino

Javier Ortiz Pérez

Temporada 2001-02 con el Granada (Foto: Revista Seisveinticinco)
Temporada 2001-02 con el Granada (Foto: Revista Seisveinticinco)

Pocos jugadores que hayan aprovechado mejor su debut en la Liga que Julio Mendoza. Vistiendo la camiseta del Granada, el equipo de su ciudad natal, se permitió anotar cinco puntos en un minuto y 55 segundos contra el Cáceres. Era la última jornada de la temporada 2001-02 y el chico no volvería tener ninguna oportunidad en la élite. Él mismo nos lo cuenta muchas más cosas que aquella anécdota...

“Empecé en baloncesto en el colegio. Cada año hacíamos un deporte: fútbol, hockey y baloncesto. Después del año de baloncesto (en categoría alevines) el entrenador habló con mis padres para ver si podía probar seguir solo con el basket, tras lo cual mis padres contactaron con Jose María Cangas, responsable del CB Chana, club que terminaría siendo la cantera del CB Granada. Mi primer año con ellos fue en infantiles de primer año, continuando ya como equipo de cantera allí a partir de entonces.

Rercuerdo mi debut ACB como un sueño. No sabía si iba a tener la oportunidad de disponer de algún minuto, pero sí que tenía claro que si me daban la oportunidad tenía que ir a por todas. Antonio Gómez Nieto finalmente me puso y mis compañeros se portaron de auténtico lujo. Si no recuerdo mal, la asistencia para el triple me la dio Fernando García tras un bloqueo y continuación.

Aparte de aquello y el privilegio de poder entrenar con jugadores de la talla de Richard Scott, Oriol Junyent, Nacho Ordin, Daniel Romero, Felix Sánchez, Ernesto Serrano, Juan Carlos Liñán y el resto de compañeros, me quedo sobre todo con las sensaciones del año del ascenso. Fue difícil para el club, motivo por el que hubo jugadores que no pudieron aguantar la situación y tuvieron que buscar suerte en otros equipos. Los que se quedaron, con Felix Sánchez como capitán del equipo y alma del mismo, teniendo a Antonio como director, hicieron una autentica gesta logrando un ascenso impensable a base de raza y pundonor, sobreponiéndose a situaciones muy complicadas. Haber podido compartir aquel año con esa familia y aportando un grano de arena, por pequeño que fuera, a aquel grupo es uno de los mejores regalos que he tenido.

En la actualidad.
En la actualidad.

La exigencia del año del ascenso y del año de ACB compaginando el equipo EBA con los entrenamientos con el primer equipo cuando nos llamaba Antonio hicieron que dejara un poco de lado los estudios, así que cuando toco decidir entre probar suerte en el mundo del baloncesto o retomar la carrera primó lo segundo. No fue dejarlo por cuanto he seguido jugando en varios equipos y en varias ligas (CB Santa Fe, CB Atarfe y otros) pero hubo un cambio de prioridades y en vez de adaptar los estudios al baloncesto, adapté el baloncesto a los estudios y después al trabajo hasta hoy.

Siempre he pensado que he sido más un jugador gregario, de juego de equipo, que de grandes individualidades. Duro en defensa, con buena visión de pase y con buena noción del juego colectivo. Quizás mi aportación ofensiva que siempre ha sido muy mejorable. En EBA creo que andaba sobre los 8 puntos de media, aunque sigo con ello y ya voy teniendo un tiro de media distancia decente...

Ahora soy abogado. Ya en octubre 2005 me incorporé a trabajar y desde entonces sigo ejerciendo. Me he decantado hacia la rama del derecho laboral y, como consecuencia de eso, actualmente llevo unos años de director de recursos humanos de Transportes Rober, empresa concesionaria del transporte público de viajeros en la ciudad de Granada”.