Carl Thomas: Físico escolta al que le encantó jugar en Salamanca

Carl Thomas: Físico escolta al que le encantó jugar en Salamanca
Físico escolta al que le encantó jugar en Salamanca

Javier Ortiz Pérez

Uno de sus siete partidos en Salamanca.
Uno de sus siete partidos en Salamanca.

Lo primero: no hay que confundir a este Carl Thomas, escolta, con otro jugador de idéntico nombre, ala-pívot, que jugó cuatro partidos con el Caja San Fernando en la temporada 2001-02. Nuestro protagonista de hoy disputó siete con el Salamanca 95-96 como fugaz sustituto de Jim Les, aunque tiene un currículum más importante con sus 63 participaciones en la NBA repartidas en cuatro equipos.

Thomas, que nació en la misma ciudad que ‘Magic’ Johnson, Lansing (Michigan), recuerda su paso por España como “una etapa breve, pero muy divertida” y asegura haberla disfrutado. “Era la primera vez que jugaba fuera de España y no sabía muy bien qué esperar. El hecho de que en el equipo estuviese un ex compañero en la CBA como Jeff Martin hizo la adaptación un poco más suave que si hubiera ido allí sin conocer a nadie. Me sorprendió conocer tantos jugadores luego en la Liga”, comenta.

Según dice, en la pista se sintió “cómodo, ajustándose bien al modo de jugar allí, jugando mucho a media pista. Como yo era un tirador, también me vino bien que la línea de tres puntos estuviese un poco más cerca. Los chicos del equipo eran majos”. Les estaba lesionado y su aportación en los siete encuentros alcanzó los 14 puntos de promedio en 31 minutos, un buen rendimiento manchado porque se marchó a su país sin despedirse antes de que concluyese su contrato. Como le habían llamado los Sacramento Kings para hacer la pretemporada, decidió que era una oportunidad que no podía perder porque su contrato estaba a punto de terminar. Lo curioso es que cuando Les volvió, apenas estaría unas semanas más en Salamanca antes de fugarse también. Habría que imaginarse a Pedro Martínez...

Se le ve un tío simpático que se quedó con detalles curiosos: “Desayunaba revuelto de gambas (sic) y comía normalmente spaghetti a la boloñesa. La ciudad de Salamanca es bonita. Tener una universidad allí me dio la posibilidad de conocer a gente de diferentes países. Y también me gustaba mucho cuando viajábamos y conocíamos ciudades muy famosas”.

Thomas se considera un jugador que se supo adaptar al estilo europeo por los motivos reseñados antes, a los que añadía una complexión física bastante rotunda para jugar de ‘2’. “Salía bien de los bloqueos y tenía la posibilidad de tirar liberado. También era capaz de anotar en transición. Recuerdo cómo respondió la gente de Salamanca con mi primer mate. La afición amaba al equipo y eso me recordó a mis tiempos en la universidad de Eastern Michigan. Fue una época que me ayudó mucho a prepararme para jugar también en Francia, Suecia, Grecia e Italia”.

Con los Warriors.
Con los Warriors.

Por allí anduvo, además de entrando y saliendo de la NBA con contratos cortos (Sacramento, Cleveland, Golden State y Orlando). Cuando se retiró en 2003 empezó inmediatamente a entrenar, primero como asistente en Maryland Eastern Shore y después a su universidad de origen en el mismo papel durante seis años. Tras otros dos años como segundo entrenador en un junior college (Owens Community), por fin pudo tener la máxima responsabilidad en Jackson, un ‘junior college’ en el estado de Michigan. Acaba de terminar su cuarta temporada allí. También trabaja en Ann Arbor Pioneer, “como especialista con chicos que necesitan un apoyo extra en ‘high school’”. Orgulloso marido de Gina (con quien lleva 22 años) y padre de Austin y Brandon. A este último lo entrena en el equipo.

En la actualidad como entrenador.
En la actualidad como entrenador.