Adrián Boccia: Dos partidos en Valencia y 299 entre LEB y LEB-2

Adrián Boccia: Dos partidos en Valencia y 299 entre LEB y LEB-2
Dos partidos en Valencia y 299 entre LEB y LEB-2

Javier Ortiz Pérez

Recién llegado a Valencia.
Recién llegado a Valencia.

Fue una gran apuesta la del Valencia Basket por Adrián Boccia, pero de ella solamente se aprovecharon un buen puñado de equipos de categorías federativas por debajo. Es llamativo que durante una década fuese un habitual en nuestras canchas, pero que únicamente dos de sus partidos los jugase en la actualmente denominada Liga Endesa, nada más llegar.

Boccia fue uno más de la ‘moda’ que se extendió (con toda lógica) de importar cualquier talento que despuntase en Argentina. Los primeros de este siglo fueron años de una gran ‘cosecha’ y había motivos para que el Pamesa se fijase en él, un base-escolta elegante y de muchas posibilidades a nivel físico si se conseguía que ese 1,94 de estatura se convirtiese en un ‘timón’. Rosarino de nacimiento, tras debutar profesionalmente en Boca Juniors formó parte de la selección sub-21 que ganó el bronce en el Mundial del 2000 con Luis Scola, Carlos Delfino, Federico Kammerichs, Diego Ciorciari, Diego Guaita y Matías Ibarra. Casi todos ellos acabarían aquí de una manera u otra. Él le metió 17 puntos a Estados Unidos (Carlos Boozer, Jameer Nelson, Nick Collison) en un partido de la primera fase.

En plan ‘joya de la corona’, y sin haber cumplido todavía los 20, Luis Casimiro le dio siete minutos ante el Joventut y otros cuatro frente al Estudiantes (jornadas 2 y 3 de la temporada 2001-02). Sin embargo, en aquel Pamesa había mucha competencia y, como el filial de EBA se le quedaba pequeño, se fue encantado a su primera cesión en LEB, en Los Barrios, donde siguió cogiendo nota de los veteranos del equipo, como le gustaba hacer.

En la siguiente campaña también fue a préstamo a la misma categoría al Rosalía de Castro, exhibiendo un buen potencial. De esa época es una entrevista en la que contaba que había vivido “un cambio muy importante” con su llegada a España y que estaba “realmente muy cómodo”.  Así lo confirmaría los siguientes años, cuando, ya desvinculado de Valencia, fue un exterior importante en la LEB con Huelva, Hospitalet, Cantabria, Burgos y Tenerife (con un pequeño paréntesis en LEB-2 con el Drac Inca). Siempre anduvo entre los 7 y 10 puntos con alrededor de 20 minutos en pista, haciendo valer su polivalencia. 299 partidos entre la segunda y la tercera categoría, nada menos. Sin embargo, no consiguió la suficiente atención como para que ningún equipo de la máxima competición reclamase sus servicios. Su bajo porcentaje en triples (en la última campaña se quedó en un terrible 1/17) le penalizó.

En su actual equipo, el Ciclista Olímpico de La Banda.
En su actual equipo, el Ciclista Olímpico de La Banda.

En 2010, cuando la LEB pasó a ser una liga más modesta en lo económico, decidió volver a casa, seguramente buscando una nueva orientación a su carrera. Lanús, Peñarol, el fallido regreso a Boca Juniors (no quiso cumplir el segundo año de contrato) y actualmente Ciclista Olímpico de La Banda han sido sus equipos, siempre muy protagonista en la faceta ofensiva. Especialmente feliz le hizo el título liguero conseguido con Peñarol hace tres años. La buena racha le permitió incluso ser seleccionado para la absoluta, abandonando cada vez más la idea de ejercer de base y sí utilizado más como anotador.