Jerome Beasley: Tremendas posibilidades no aprovechadas (tampoco en Granada)

Jerome Beasley: Tremendas posibilidades no aprovechadas (tampoco en Granada)
Tremendas posibilidades no aprovechadas (tampoco en Granada)

Javier Ortiz Pérez

Con Miami Heat (Foto: NBA.com).
Con Miami Heat (Foto: NBA.com).

Si hay un Beasley conocido en el baloncesto es Michael, el prolífico anotador que parece que va enderezando su carrera en la NBA tras no pocos problemas. Por aquí (Granada 2005-06) pasó brevemente alguien con el mismo apellido, Jerome Beasley, que tampoco se ha caracterizado por tomar buenas decisiones fuera de la pista.

Una lástima porque podía haber sido un jugador muy aprovechable con sus 2,08. La primera demostración es que, tras graduarse en la universidad de North Dakota (jugador del año en la NCAA II), entró en la segunda ronda del ‘draft’ de 2003, elegido por Miami Heat con el número 33. Consiguió hacerse con un hueco en el ‘roster’, pero en dos años solo jugó dos partidos (cinco minutos en total), también perjudicado por los problemas físicos. En 2005 entró en la modesta selección estadounidense que disputó el Torneo de las Américas en la República Dominicana, en la que fue cuarta milagrosamente.

Cuando por fin salió del club de Florida intentó reengancharse a la NBA en las ligas de verano, pero no lo logró. Su primer equipo fuera de su país fue el Ulker turco, con el que debutaría en la Euroliga como sustituto temporal de Marcus Haislip. Después le llegó la oportunidad en Granada en sustitución de Corsley Edwards. En su presentación se mostró pleno de confianza: “Quiero jugar duro y ganar (...). Aportaré al CB Granada lo que necesite y lo que me pida el entrenador (...). Soy un jugador competitivo y de equipo (...) Me gusta anotar, aunque soy capaz de defender bien (...). Tengo buenas referencias de la ACB, es el siguiente escalón tras la NBA y es muy competitiva”.

Imagen extraída de su perfil de Facebook.
Imagen extraída de su perfil de Facebook.

Y de hecho su arranque fue prometedor: llevaba apenas 24 horas en el país cuando firmó 14 puntos en 21 minutos ante el Gran Canaria. Lo ocurrido después es de ‘Expediente X’: 6 puntos en 19 minutos ante el Tau y solo tres minutos en pista (sin anotar) ante el Barcelona, un partido que los andaluces acabaron ganando. Sergio Valdeolmillos se había ‘desenamorado’ rápido de él, que enfiló la puerta después de aquello.

Los siguientes años no fueron para entusiasmarse: Polonia, Australia, Venezuela, la D-League, República Dominicana... En 2007 estuvo a prueba primero en el Rosalía (LEB) y luego en el Gestibérica de Vigo (LEB Bronce). Llegó a cerrarse su contratación con este último equipo, que prescindió al poco tiempo de él al descubrirse que ya había llegado a un acuerdo con otro. En Holanda, con los Eiffel Towers, protagonizó otro episodio raro: fue cortado a mitad de temporada por dar positivo en marihuana, pero su contrato fue renovado para la siguiente campaña. Su último equipo registrado es el Apoel en la 2011-12.

En 2014 prolongó de forma funesta un historial delictivo que ya había abierto un tiempo antes cuando había recibido varias reclamaciones por no pagar la manutención de sus hijos. Fue denunciado por agarrar por el cuello a su pareja y ponerla contra la pared, apretando fuertemente durante 10 o 15 segundos.