Albert Irving: El sustituto del lesionado David Russell también se lesionó

Albert Irving: El sustituto del lesionado David Russell también se lesionó
El sustituto del lesionado David Russell también se lesionó

Javier Ortiz Pérez

En uno de sus cuatro partidos con el Estudiantes.
En uno de sus cuatro partidos con el Estudiantes.

¿Qué es lo peor que puede pasarte cuando eres el sustituto temporal de un jugador que está de baja por lesión? La respuesta la puede decir bien clara Albert Irving: lesionarte también. Fue lo que le ocurrió cuando tuvo la oportunidad de ocupar el puesto de David Russell durante dos meses en el Estudiantes de la temporada 88-89, pero apenas pudo aprovechar uno de ellos para aprovechar sus cualidades. Al cuarto encuentro, también tuvo que coger la baja por un problema físico de importancia. Y en su caso fue definitiva.

Irving lo estaba haciendo razonablemente bien, sobre todo teniendo en cuenta la responsabilidad que suponía en todos los sentidos suplir a un jugador como Russell. Pero sin llegar a sus dosis de espectacularidad, sí que era un jugador parecido: un ‘3’ fibroso y bastante anotador. Incluso aportaba alguna cosa más en defensa.

Cuando se conoció la lesión de Russell en pretemporada (rotura del menisco externo de la rodilla derecha), el Estudiantes organizó una especie de ‘duelo’ entre él y Henry James con un contrato de trabajo temporal como premio. Ambos entrenaron unos días con el equipo sabiendo que se jugaban el puesto. Ganó Irving, pese a que a su oponente le esperaba una carrera de cierto pedigrí en el futuro. Tiene su propia historia rocambolesca este James, que por entonces jugaba en el Don Benito de la CBP (el efímero Circuito de Baloncesto Profesional) y que terminaría ostentando durante una época el récord de triples en un cuarto de la NBA (siete con Atlanta Hawks en 1997). Acabó en la cárcel por posesión y tráfico de drogas...

Pero volvamos a Irving, que era un americano bregado en el baloncesto europeo. Por el continente anduvo desde que en 1982 había entrado en la quinta ronda del ‘draft’ con el número 106, escogido por los Golden State Warriors, que nunca llegaron a confiar en él. Su equipo anterior al Estudiantes había sido el Caen, donde había sido uno de los mejores encestadores de la liga francesa con 22,6 puntos por encuentro. Años antes, en 1985, había conseguido algo al alcance de muy pocos: militando en el Saint-Etienne consiguió 55 y 57 puntos en dos partidos consecutivos en el lapso de una semana. Esas dos marcas se mantienen entre las 15 mejores en la historia de la competición gala.

En Madrid, lo suyo fue llegar y besar el santo antes de la tremenda fatalidad: en su debut, ante el Baskonia, revolucionó el partido con tres triples en tres minutos y alcanzó los 21 puntos en solo 20 minutos. En los dos siguientes choques también estuvo a buen nivel: 19 en Granollers y 12 frente al CAI.

Llegó el oscuro momento del cuarto partido. Titular en el Palau ante el Barcelona, a los siete minutos en pista se destrozó la rodilla con la temida ‘triada’: rotura del ligamento lateral externo, del cruzado anterior y del menisco. Eric White acabaría ocupando su lugar hasta la total recuperación de Russell.

¿Qué fue de él? En ocasiones sucede esto de hoy: no hemos podido encontrar ningún dato sobre su vida posterior a aquel momento.