Lamont Barnes: Veteranísimo en la LEB (con episodios desagradables antes)

Lamont Barnes: Veteranísimo en la LEB (con episodios desagradables antes)
Veteranísimo en la LEB (con episodios desagradables antes)

Javier Ortiz Pérez

La segunda de sus dos etapas en León.
La segunda de sus dos etapas en León.

Pertenece Lamont Barnes a un tipo de jugador que se está extinguiendo en los últimos años: el de norteamericano veteranísimo y de prestigio que escoge acabar sus días como profesional en la LEB Oro en lugar de hacerlo, seguramente por más dinero, en otras ligas. Pero el detalle indica bien a las claras lo que le gusta España a nuestro protagonista de hoy, y no solo por haber conseguido la nacionalidad hace ya un tiempo. En el Quesos Cerrato de Palencia, donde la temporada pasada consiguió el campeonato de la segunda categoría nacional, sigue mostrando sus buenos fundamentos, aunque evidentemente a nivel físico ya no sea el mismo ‘5’ dominante que llegó a ser en la Liga Endesa.

Barnes cumplirá 39 años el próximo 4 de septiembre y curiosamente su primer equipo español fue también de LEB, el León Caja España de la temporada 2004-05. Hasta llegar ahí su carrera no había llamado demasiado la atención: formado en la universidad de Temple, su desembarco en Europa en el 2000 no fue afortunado (solo tres partidos en Polonia), pero sí que fue más importante en la LegaDue con Ragusa y Scafati.

En León dejó una tarjeta de visita de 15 puntos y 9 rebotes. Nadie podía con él. A sus 2,08 de estatura unía algunos movimientos interesantes. Allí estuvo dos temporadas en las que le quedó, eso sí, el sabor amargo de no haber subido pese a haber completado muy buena liga regular. A nivel personal perjudicó su imagen una pelea ‘de vestuario’ en la que junto a Silas Mills se enfrentó a sus compañeros Mike Higgins y ‘Scooter’ Barry.

Quizás como consecuencia de aquel episodio tan desagradable salió del mercado español durante un tiempo, con etapas en Bulgaria y Holanda, antes de volver por la puerta grande: al Fuenlabrada en la máxima categoría como refuerzo de emergencia en la 2006-07. Aquellos ocho partidos fueron los primeros de una larga serie que continuaría de vuelta en León (2007-08), Murcia (2008-09), Valladolid (2009-11), Alicante (2011-12) y Estudiantes (2012-13). Con 7,8 puntos y 5,4 rebotes en 24 minutos, se reveló como una pieza útil, aunque volvió a protagonizar un asunto extradeportivo cuando su mujer, española, denunció que la había amenazado con un tenedor tras insultarla.

Con el Estudiantes 2012-13.
Con el Estudiantes 2012-13.

Tras pasar por Argentina, Venezuela y Uruguay, la pasada temporada Porfi Fisac le rescató para el basket español en Palencia, donde todavía sigue. La pasada campaña contribuyó con 11,6 puntos y 6,9 rebotes al primer puesto en la liga regular. En esta, su aportación ha bajado un poco, pero su calidad y experiencia se sigue notando en un equipo puntero.

Barnes tuvo una infancia complicada dentro de un modesto barrio. “Empecé a jugar a baloncesto en los parques de mi barrio con amigos y miembros de mi familia”, recuerda. Se define como “un jugador de equipo porque he aprendido a jugar así y para mí todos mis compañeros tienen un talento para ayudar al equipo. De hecho, el juego es mucho más divertido cuando todos hacemos las cosas bien en la pista”.

Con especial agrado guarda en su interior su llegada a la actualmente denominada Liga Endesa. “Me llenó de sensaciones para demostrar y demostrarme que soy un jugador que puedo competir en cualquier nivel de baloncesto. Ahora en Palencia estoy muy feliz también. El Quesos Cerrato es todo lo que busco en un equipo: gente sincera, buen nivel de baloncesto, un club con historia y, por supuesto, ganar campeonatos”.

Con la retirada a la vuelta de la esquina, prevé pasar más tiempo con sus hijos, invertir en propiedades y entrenar a niños. “También me gustaría ser profesor”, apostilla.

En la actualidad, en el Quesos Cerrato Palencia.
En la actualidad, en el Quesos Cerrato Palencia.