Willie Simmons: Media temporada en Vitoria y una vida en Australia

Willie Simmons: Media temporada en Vitoria y una vida en Australia
Media temporada en Vitoria y una vida en Australia

Javier Ortiz Pérez

Machacando el aro con el Caja de Álava 85-86 (Foto: Miguel Ángel Forniés).
Machacando el aro con el Caja de Álava 85-86 (Foto: Miguel Ángel Forniés).

No es muy frecuente lo que sucedió con la carrera de Willie Simmons. Resulta que su única experiencia europea dentro de una larguísima trayectoria la tuvo durante unos meses de la temporada 85-86 en el Baskonia (entonces Caja de Álava) para después, con algún paréntesis en la CBA estadounidense, asentarse definitivamente en Australia. Allí, en las antípodas, es todo un ídolo, llegando a permanecer en las pistas hasta superados los 40 años.

Simmons no es que dejase un gran recuerdo en Vitoria, aunque sí tuviese datos positivos. Nacido en Nueva Orleans, no se había movido de casa en su época universitaria, en la que pasó cuatro años jugando para Lousiana Tech. Su puesto 76 en el ‘draft’ de 1985, escogido por Sacramento Kings, no fue suficiente para abrirle las puertas de la NBA, por lo que llegó a continuación, jovencísimo, a un Baskonia que jugaba por primera vez competición europea.

Es un caso claro de que unos números que hoy se considerarían buenísimos (15,8 puntos, 10,3 rebotes y 3,1 tapones en 37 minutos en pista) eran entonces insuficientes para conservar su puesto en el equipo. Después de 18 partidos ligueros, el club optó por buscarle una salida y sustituirle por un jugador más anotador y experimentado, el recientemente fallecido Abdul Jeelani.

Siempre le quedará el honor, eso sí, de haber participado en el primer partido europeo del club alavés, como bien narra aquí baskonistas.com. Debió resultar brillante su actuación en la victoria por 73-88 ante el Super-Crack’s, anotando 29 puntos. Con 26 también fue el máximo encestador en Vitoria en el partido de vuelta de aquella eliminatoria de la Copa Korac (130-94)

Nuestro hombre acabó aquella temporada en un país que ya marcaría su vida: Australia. Desde 1986 a 1989 jugó en Coburg, Canberra y Melbourne convirtiéndose en el pívot dominante que no había conseguir ser aquí. Con unos 2,07 de estatura (aunque esto fluctúa según la fuente), tenía enorme facilidad para desviar los tiros rivales y durante cuatro temporadas consecutivas se convirtió en el máximo taponeador de la NBL. Ganó el título de 1988 y le pusieron un apodo significativo: ‘La Mantis Religiosa’.

En una reciente visita a escolares.
En una reciente visita a escolares.

Su regreso a casa con vistas a tener un sitio en la NBA no fue bien. Primero Grand Rapids, luego Oklahoma y más tarde Omaha le dieron buenos minutos en la CBA, lo mismo que Albany en la GBL, pero no encontró hueco. Optó por regresar a Australia, donde jugó otros siete años, desde 1995 a 2003, en Adelaida, Newcastle y finalmente, de nuevo, en Canberra, donde terminó su carrera. En esta última etapa se convirtió más bien en un interior complementario, sin tanto peso como en la anterior, pero también muy apreciado.

Simmons se quedó a vivir en Australia, donde había asentado a su familia. Su trabajo está ahora muy centrado en distintas causas sociales, sobre todo relacionadas con la inmigración.