Cedrick Hordges: Apuesta de Monsalve que duró once partidos en Granada

Cedrick Hordges: Apuesta de Monsalve que duró once partidos en Granada
Apuesta de Monsalve que duró once partidos en Granada

Javier Ortiz Pérez

En su larga época en Italia.
En su larga época en Italia.

Los movimientos de solidaridad con ex jugadores que tienen problemas suceden de vez en cuando para reconciliarnos un poco con la humanidad, con pensar que esto es algo más que baloncesto. Y hay casos, como el que hoy nos ocupa, en los que la leyenda que tiene problemas es norteamericana pero dejó huella en Europa y es donde le intentan ayudar. Se llama Cedrick Hordges y jugó una temporada (no completa) en Granada en la temporada 91-92.

Hace unos meses fue noticia porque los fans de la Fortitudo de Bolonia, donde había pasado la campaña anterior, estaban recaudando fondos para que tratase una grave enfermedad renal que sufre a sus 60 años. Necesitaba una serie de cuidados para alargar su esperanza de vida y los aficionados más irreductibles del histórico italiano, los de la Fossa dei Leoni 1970, montaron una iniciativa en la que solamente se pedía un euro para quienes ellos llamaban ‘Il Cedro’.

Lo cierto es que Hordges no dejó mucha huella en Granada, adonde había llegado tras una larga carrera que incluyó la NBA a principios de los 80. Fueron dos temporadas con los Denver Nuggets (80-81 y 81-82) en los que tuvo unos números lo suficientemente buenos (7,6 puntos y 5,9 rebotes en 20 minutos) como para pensar que podía haber prolongado más esa etapa y no acabar en Italia, donde, eso sí, se pagaba realmente bien en aquella época. El suyo había sido un caso raro: tras ser elegido en el ‘draft’ de 1979 (número 49 por los Bulls), siguió un año más en la universidad de South Carolina.

Varese, Livorno, Pavía, Gorizia, Bolonia... Fue un auténtico clásico acercándose a menudo al ‘20+10’ en sus promedios. Con unas referencias tan positivas, en el Oximesa Granada, entonces dirigido por Moncho Monsalve, confiaron en él como sustituto de Mike Higgins mediada la campaña. “Es extraordinario y solo le falta velocidad”, dijo el entrenador en su presentación.

Imagen reciente con su esposa.
Imagen reciente con su esposa.

Sin embargo, solamente aguantó once partidos antes de ser sustituido por Jerome Lane cuando ya Monsalve había sido cesado y su puesto lo había ocupado Manolo Cueto. 15,6 puntos y 7,8 rebotes en 36 minutos eran unos números muy grises para un americano de la época. El equipo no levantaba cabeza (balance de 2-9 con él en la plantilla) y acabaría bajando tras hacer el ridículo en el ‘playout’ primero ante el Breogán y después frente al Coren Ourense (3-0 en ambos casos). Por lo que se publicó en su momento, Cueto no quería cambiar a Hordges, pero fue una imposición del presidente, el polémico José Antonio Murado.

Tras ello, volvió a su hábitat ‘natural’, aunque solo con un contrato temporal en Módena, y encaró la recta final de su carrera en Argentina, primero en el Estudiantes de Bahía Blanca y luego en el Luz y Fuerza de Posadas.

Después llevó una existencia discreta, pasando mucho de su tiempo en su estado natal, Alabama, hasta que empezó los problemas de salud reseñados al principio. Por lo que se ha sabido, sigue luchando con ellos.