Fabio Santana: Salsa canaria en Oviedo tras superar una grave lesión

Fabio Santana: Salsa canaria en Oviedo tras superar una grave lesión
Salsa canaria en Oviedo tras superar una grave lesión

Javier Ortiz Pérez

Celebrando una victoria con el Herbalife Gran Canaria.
Celebrando una victoria con el Herbalife Gran Canaria.

El Unión Financiera Oviedo está siendo un escenario perfecto para confirmar que Fabio Santana está totalmente recuperado de la lesión que sufrió hace dos años, cuando estaba integrado en la dinámica del Herbalife Gran Canaria. Una luxación meniscal que se complicó le apartó del papel de tercer base que tenía en un equipo de la Liga Endesa y le llevó a buscar minutos más abajo, donde va creciendo como jugador. Ya la pasada campaña completó un buen año en Plata con el Araberri, lo que le abrió las puertas de la LEB Oro en Asturias.

Santana todavía es joven. El próximo mes de junio cumplirá 25 años, lo que le da  todavía un amplio margen para construir una gran carrera. Talento con acento canario (ya sabemos cómo se las gastan allí a la hora de formar bases) no le falta. A él le acompañan también los genes: su madre era jugadora y llevaba la actividad extraescolar de baloncesto en su colegio. “Me metió con ella”, cuenta Santana apelando a la lógica.

Ya integrado en la estructura de cantera del Gran Canaria, le llegó el debut en la temporada 2011-12. “Lo recuerdo con tensión y ganas de hacer cosas. Solo fue una posesión defensiva en el final de un cuarto en la que tenía que hacer falta a Heurtel contra Baskonia en el Centro Insular de Deportes. Le presioné toda la pista, recuerdo que fue tan buena y a mi máximo que no vi necesidad de hacer dicha falta, ya que lo dejé a pocos segundos todavía sin pasar de campo. Al final la hice porque Pedro Martínez me lo recalcó desde la banda”, apunta.

Nuestro protagonista se ve a sí mismo como “un jugador que no es especialista en nada, pero que puede hacer bien un poco de todo. En ataque me gusta tanto asistir como penetrar y tirar de tres. Quizás la media distancia es lo que casi no haga. Juego más con la cabeza, con la inteligencia, que con el físico. En defensa soy un jugador activo que utiliza mucho las manos y presiona en toda la cancha sin problemas. Quizás mi mayor defecto sea pasar los bloqueos”. 

En la actualidad con el Unión Financiera Oviedo.
En la actualidad con el Unión Financiera Oviedo.

Su temporada en Oviedo está siendo buena, compitiendo por los minutos con otros dos jóvenes que tienen la Liga Endesa señalada en rojo en su hoja de ruta de futuro: Dani Pérez y Agustí Sans. “Estoy muy bien aquí, asumiendo mi rol y ayudando al equipo en todo lo que sea posible y pueda, ya sea en defensa, anotación o animación”, comenta.

Por su edad es lógico pensar que le quedan todavía muchos años de baloncesto, pero al mismo tiempo no ha descuidado los estudios. Está matriculado en la UNED con el objetivo de terminar la carrera de Sociología. “A partir de entonces no tengo nada pensado”, reconoce. Pero ya es un paso.