Will McDonald: Un ‘5’ sólido (y un polémico matrimonio)

Will McDonald: Un ‘5’ sólido (y un polémico matrimonio)
Un ‘5’ sólido (y un polémico matrimonio)

Javier Ortiz Pérez

Primera etapa en Gran Canaria 2004-05.
Primera etapa en Gran Canaria 2004-05.

A Will McDonald lo tuvimos por aquí durante siete temporadas consecutivas, desde la 2004-05 a la 2010-11. Su rendimiento de acá para allá fue excelente: un ‘5’ fuerte, no exento de calidad, aunque daba cierta impresión de que siempre podía dar algo más de sí. Pero era un fijo como pieza cotizada en el mercado de cada verano.

Seguramente sea mejor recordarle así, como el jugador que lució muchísimo en su primera etapa en Gran Canaria (no en la segunda) y ayudó a ganar una Liga, una Copa del Rey y dos Supercopas al Baskonia. O al que fue un referente en otros dos históricos como Estudiantes y Joventut, a los que desde su marcha les ha costado encontrar a alguien tan fiable para el centro de la zona y con tan buenos movimientos de espaldas al aro. Es uno de esos casos en los que no está del  todo clara su estatura, encontrando referencias desde los 2,06 a los 2,11.

Los números, sin ser extraordinarios, sí hablan bien de él: 260 partidos en la actualmente denominada Liga Endesa con promedios de 11,6 puntos y 5 rebotes en 23 minutos, con un notable 54% en tiros de dos puntos. Y eso que cuando llegó a Las Palmas era un tipo bastante desconocido, tras cuatro años en la pequeña South Florida, ser quinta ronda del ‘draft’ de la USBL, disputar ligas de con Warriors, Spurs Heat y después una temporada en el Chalon, que no es precisamente de los ‘grandes’ de Francia.

Brutal el día que, vistiendo la camiseta del Estudiantes, le hizo 37 puntos y 12 rebotes a Granada (46 de valoración) en solo 30 minutos. Curtis Borchardt (2 puntos y 5 faltas en 16 minutos, y que por entonces era un gran dominador de la Liga) todavía debe estar buscándole.

37 puntos en un partido con el Estudiantes.
37 puntos en un partido con el Estudiantes.

Sin embargo, su nombre fue pasto de la prensa (incluso generalista) a partir del 2007, cuando se denunció que su matrimonio con la modelo (¿y stripper?) Eva Fernández era de conveniencia, con el único objetivo de que el jugador consiguiese el pasaporte español (y subir así su cotización, presumiblemente). La propia chica dijo que se habían casado “por amistad” y que creía que no había hecho nada malo. Vivían en ciudades distintas y no solían verse demasiado.

Su salida de Vitoria fue muy airosa. El Baskonia le reclamó 180.000 euros cuando quiso fichar por el Gran Canaria en el 2009 alegando que es lo que había pactado para no cumplir su contrato. Todo se terminó solucionando, pero su campaña como amarillo resultó muy floja (8,2 puntos y 4,4 rebotes), lo que provocó que el compromiso firmado por ambas partes, de tres años de duración, fuese rescindido después del primero. Afortunadamente, volvió a jugar bastante bien en el Joventut, el que sería su último equipo aquí.

“Mis mejores recuerdos en España son los títulos ganados con el Baskonia. Teníamos una gran plantilla y me hubiera gustado que hubieramos seguido juntos. Gané la Copa, la Liga... con este club ¿Lo peor? Haber dejado Baskonia y mi frustrante temporada en Gran Canaria, donde las cosas no salieron que me hubiera gustado. También recuerdo con agrado haber sido entrenado por los dos mejores entrenadores de la liga, que me enseñaron mucho y me hicieron mejorar. Me refiero a Dusko Ivanovic y Pepu Hernández. Sus nombres lo dicen todo”, dijo en una entrevista para Solobasket.

A partir de 2011 derivó a países menos exigentes en el día a día como China, Filipinas o Puerto Rico. En el primero de ellos se ha movido con aparente facilidad en los 20 puntos y 10 rebotes. Últimamente ha regresado al Jiangsu, donde ya había estado en varias etapas, en sustitución de otro ‘viejo conocido’, Samardo Samuels. Su expresado deseo de volver a España no parece que vaya a cumplirse ya, pero nunca se sabe. Ahí tenemos en Palencia a un jugador que recuerda a él, Lamont Barnes.

Campeón de Liga en Vitoria.
Campeón de Liga en Vitoria.

En 2012, McDonald sí vino de visita a Badalona, invitado por su “mejor amigo”, Brandon Bringman, que jugaba en el vinculado Prat. El departamento de prensa del Joventut le entrevistó y él soltó una verdad muy descarnada que explicaba bien la deriva de su carrera: “Ahora mismo el dinero es muy importante tal y como está la situación económica mundial”.

Una última ‘frikada’: apareció entre el público en un programa de ‘Tu cara me suena’.

Visita a Badalona en el 2012.
Visita a Badalona en el 2012.