Antonio Miguel: Primero promesa y luego ‘currante’ en el baloncesto sevillano

Antonio Miguel: Primero promesa y luego ‘currante’ en el baloncesto sevillano
Primero promesa y luego ‘currante’ en el baloncesto sevillano

Javier Ortiz Pérez

Temporada 2004-05.
Temporada 2004-05.

Antonio Miguel disputó un solo partido en la actual Liga Endesa. Fue en la temporada 2004-05 con la camiseta del entonces Caja San Fernando. En el poco más del minuto que dispuso ante el Ricoh Manresa (victoria final 87-76) le dio tiempo a clavar un triple en su único intento. Fue un momento mágico dentro de más de 15 años vinculado a la entidad hispalense en distintos papeles. 

Lo suyo con el baloncesto viene de lejos. Miguel, base sevillano de 1,78, empezó a jugar con solo seis años en el club Mercantil. Allí estuvo hasta los 12. “Tuve la suerte de tener una madre que se preocupó para que sus hijos realizaran actividad física. Me llevaba a todos los entrenamientos y partidos. Gracias a ella y a mis dos primeros entrenadores, María José y Marcos, conseguí engancharme e ilusionarme con este deporte”, recuerda.

Sus cualidades llamaron la atención del equipo grande de la ciudad, el Caja (actual Real Betis Energía Plus). “Me llamaron para que comenzara la temporada en mi primer año de infantiles. Recibí la noticia con gran ilusión, por supuesto”, apunta.

En las categorías inferiores fue creciendo en su rendimiento hasta que llegó el gran momento: el estreno en la élite con Óscar Quintana en el banquillo. “Me sentía muy cómodo, quizá por eso pude ofrecer la mejor versión de mí tanto en el debut contra Manresa como en un partido amistoso contra Ciudad de Huelva que también jugué. Doy las gracias al entrenador por relativizar y hacerlo todo más fácil”, apunta. Sin embargo, no es su día favorito: retiene con más cariño la primera vez que le llamaron para entrenar con el primer equipo. Según se analiza a sí mismo, se distinguía por su tiro exterior y su defensa.

No volvería a pisar una pista en la élite en partido oficial, aunque siguió vinculado al club sevillano, primero como jugador en el filial de la Liga EBA hasta la temporada 2006-07 y después como preparador físico en varios equipos gracias a sus estudios de Ciencias de la actividad física y el deporte. El pasado verano dejó el club para crear su propia empresa, también relacionada con el deporte.

En la actualidad.
En la actualidad.

Entre sus planes está “vivir grandes experiencias, disfrutar de mi familia y desarrollarme al máximo a nivel personal”.