Nikola Rakocevic: El colega de Mirotic que promete volver a la Liga Endesa

Nikola Rakocevic: El colega de Mirotic que promete volver a la Liga Endesa
El colega de Mirotic que promete volver a la Liga Endesa

Javier Ortiz Pérez

En su época en el CAI Zaragoza (Foto: El Heraldo).
En su época en el CAI Zaragoza (Foto: El Heraldo).

En Cáceres anda como uno de los mejores anotadores de la LEB Oro el montenegrino Nikola Rakocevic. En la temporada 2010-11 jugó un par de partidos con el CAI Zaragoza en la Liga Endesa, una competición a la que, proclama, volverá algún día. Se trata de uno de esos jugadores balcánicos plenos de confianza en sí mismos, dotados de una muñeca excepcional. Sus fundamentos ofensivos no tienen nada que envidiar a escoltas de superior categoría, aunque su carrera ha tenido algunos altos y bajos en Navarra, Logroño, Valladolid y Lugo.

Rakocevic, nacido y criado en Podgorica, llegó a España siendo muy crío. Lo hizo de la mano de Niko Mirotic. Cuando unos ojeadores del Madrid acudieron a Montenegro a ver a Mirotic en edad cadete, también se quedaron prendados de sus cualidades. “Fue una mañana cualquiera de verano. Mientras entrenábamos, entraron tres personas en el pabellón que no sabía quiénes eran. Venían a ver a Niko, pero también les gusté y me quisieron. No dudé ni un segundo. Era un sueño para mí. Con Mirotic he jugado desde niño. Ya se le veía que tenía talento para todos los deportes. Ahora no mantenemos el contacto porque son vidas diferentes, pero hace un par de veranos nos encontramos y nos saludamos”, recuerda.

Define como “duros” aquellos primeros tiempos en Madrid. “Me costó mucho adaptarme porque en casa estaba muy mimado. Era todo nuevo. Lloraba por las noches y me quería volver, pero aguanté”, apunta. Cuando se fue a Zaragoza estuvo toda la temporada alternando el filial de EBA y los entrenamientos del primer equipo: “Pude jugar un par de partidos, pero muy poquito. Era muy difícil que tuviese minutos, tan joven y con mucha competencia. Pero pienso volver a algún día a la Liga, eh. Lo conseguiré”. Ni ante el Manresa en la jornada 28 (40 segundos) ni ante el Joventut en la 32 (59 segundos) llegó a lanzar a canasta.

En Navarra.
En Navarra.

En la 11-12 fue al Grupo Iruña Navarra en lo que fue su debut en LEB Oro, la que por ahora ha sido su categoría natural. Cumplió de sobra como especialista para desengrasar ataques, pero en la siguiente no campaña no tuvo buena conexión con Jesús Sala en el Knet Rioja y su progresión se vio frenada. Una primera etapa en Cáceres en Plata (2013-14) le relanzó a la segunda categoría, donde volvió a sentir la cara (Valladolid) y la cruz (Breogán) en las dos siguientes temporadas. Su elección del pasado verano de regresar a Extremadura, con un entrenador que le conoce bien como Ñete Bohigas, va encaminada a la búsqueda de la regularidad. Y la va consiguiendo, rondando los 15 puntos por encuentro con buenos porcentajes desde la línea de tres puntos. Está siendo su mejor año, probablemente, desde que llegó a España.

Esta temporada con el Cáceres (Foto: El Periódico Extremadura).
Esta temporada con el Cáceres (Foto: El Periódico Extremadura).

Otro aspecto que le caracteriza es que le gusta estar en pista en los momentos ‘calientes’ y no eludir la responsabilidad. “Me encanta la adrenalina. Un día meto y otro puedo fallar, pero soy competitivo”, resume.

Es un gran aficionado al fútbol, sobre todo del italiano, aunque también se confiesa hincha del Buducnost y del Partizán: “No odio al Estrella Roja, pero quiero que pierdan siempre. Desde que era muy niño siempre jugaba en la calle y veía todos los partidos de fútbol internacional por la tele, sobre todo la liga italiana. Me sabía todas las alineaciones. Jugaba de delantero centro. Hacía maravillas con un balón. Era como Zlatan Ibrahimovic (risas)”.