Joe McNaull: Gladiador en Lugo y experto en ligas fantásticas

Joe McNaull: Gladiador en Lugo y experto en ligas fantásticas
Gladiador en Lugo y experto en ligas fantásticas

Javier Ortiz Pérez

Con el Leche Río Breogán 2005-06.
Con el Leche Río Breogán 2005-06.

Un ejemplo de sacrificio este Joe McNaull, que llegó sin hacer ruido al Breogán de la temporada 2005-06 y acabó muy identificado con la hinchada lucense por su compromiso y lucha sobre la pista. El tipo de jugador que gusta en la grada, aunque no tenga un talento extraordinario.

McNaull era un perfecto desconocido cuando se incorporó al equipo celeste como sustituto temporal de Tyrone Grant. Se acabaría quedando, claro. Prácticamente toda su carrera europea había transcurrido en Polonia, donde acabó nacionalizándose y siendo internacional absoluto. Excepto un año en Francia (Nantes 95-96) y otro en el Iokonos griego (2003-04), fue un habitual en los ‘grandes’ del país, el Slask Wroclaw y el Prokom Trefl Spot, con el que llegó incluso a disputar la Euroliga.

En 33 partidos de liga regular con el Breogán promedió 6,8 puntos y 5,1 rebotes en 18 minutos. Pareció uno de esos interiores blancos lentos, que no salta mucho, que no es un prodigio técnico, pero que aparece en todos los balones perdidos y no deja ni vivo ni muerto al jugador al que toca defender. Moncho López estaba muy contento con él, aireando que a menudo le alineaba pese a estar lesionado y él no protestaba, sino todo lo contrario.

 “Fue un tiempo estupendo para mí. Jugué al lado de tipos tan grandes como Alfonso Reyes y Pete Mickeal y me enfrenté algunos de los mejores del mundo, además de visitar algunas de las ciudades más hermosas de Europa. Fue una temporada dura, pero hice amigos para toda la vida”, recuerda.  El peor momento llegó con el descenso (solo 11 victorias y colista). El Pazo universitario no ha vuelto a la máxima categoría desde entonces.

“Mis habilidades como jugador se centraban en jugar duro y no abandonar nunca. Tenía ya 30 años cuando jugué en Lugo, pero era un ‘rookie’ en la Liga. Quizás ahí estuvo mi debilidad: no tenía la suficiente experiencia para jugar en una competición así, así es que me llevó tiempo adaptarme a su nivel físico. Tenía que haber llegado a España antes y creo que hubiese durado más de una temporada en la ACB”, comenta.

En la actualidad.
En la actualidad.

Sí tuvo una segunda ocasión la siguiente campaña, aunque en LEB con el Lleida. Solamente pudo disputar cuatro partidos por problemas físicos (3,8 puntos y 3,5 rebotes) antes de ser cortado en febrero. Después de aquello jugó sus últimos cuatro años en el Norrköping sueco. Casi alcanza los 40 con un balón en las manos. Le faltó poco, pero lo dejó en 2011 con 39.

Actualmente vive allí, casado con una mujer sueca. “Tenemos una hija preciosa”, cuenta con entusiasmo. Está  centrado en un proyecto íntimamente relacionado con el deporte: es el impulsor de un juego de ‘liga fantástica’ de la competición doméstica de hockey sobre hielo. “Nuestro plan es empezar aquí y expandirnos por el resto de Europa, incluso con España y la Euroliga”, adelanta. Su web es www.playfansport.com y como le ponga el mismo empeño e insistencia que en la cancha, tendrá éxito.