Urko Otegui: El ‘chicarrón’ donostiarra que aprendió a jugar con 16 años

Urko Otegui: El ‘chicarrón’ donostiarra que aprendió a jugar con 16 años
El ‘chicarrón’ donostiarra que aprendió a jugar con 16 años

Javier Ortiz Pérez

Muy joven (año 2000) en Valladolid.
Muy joven (año 2000) en Valladolid.

Hace no mucho pudimos ver a Urko Otegui en la Liga Endesa con su empuje característico. Echó una mano para acabar la temporada pasada en el RETAbet.es GBC de su ciudad natal, San Sebastián, cuando acababa de proclamarse campeón de la LEB Oro con el Quesos Cerrato Palencia, equipo al que ha regresado esta campaña para hacer lo que mejor sabe: ser decisivo bajo los tableros en la segunda categoría nacional.

Otegui podía tener un papel como relevo interior en algún modesto de la máxima competición, pero prefiere ser muy importante a un nivel inferior. En agosto cumplirá 36 años y parece que está mejor que nunca. Ha añadido matices a su juego, que no solo se basa en la fuerza física (ese prototipo de chicarrón vasco que lo mismo te parte un tronco que te juega un partido de pelota), sino también en buenos recursos técnicos y un tiro de media distancia cada vez más efectivo.

Su particularidad es que empezó muy tarde con el baloncesto, teniendo ya 16 años. Esto es algo que ocurría bastante en jugadores de los 70, 80 y hasta 90, pero no en nuestros contemporáneos. “Antes practicaba diferentes deportes. Por la insistencia de mis padres, decidí probar el baloncesto... y desde entonces... ¡pues hasta ahora!”, comenta. Su cuerpo invitaba a ello: aunque no tan pulido a nivel muscular como ahora, ya superaba los dos metros. Su aprendizaje en las categorías inferiores del Easo y el Askatuak fue rapidísimo, debutando en EBA a los pocos meses de coger en serio por primera vez una pelota naranja. Era una fuerza de la naturaleza.

Asimismo, es llamativo que su primera ciudad fuera de casa, Palencia (EBA, 2000-01), sea también la actual,  aunque ya instalado como uno de los clubs  ‘grandes’ de la LEB Oro. Allí lleva desde el 2012 con el único paréntesis de los partidos en San Sebastián. Entre medias, un largo recorrido sobre todo en la segunda categoría (dos etapas en Menorca, Cantabria y León), incluyendo nada menos que cinco ascensos.  “Aquí estoy muy bien. Es el quinto año consecutivo. Con los resultados que hemos obtenido, es para estar contentos”, resume. 

Cinco años en Palencia (Foto: COB).
Cinco años en Palencia (Foto: COB).

Casi en la noche de los tiempos se pierde su estreno ACB, acaecido en la última jornada de la temporada 2000-01 con la camiseta del Forum Valladolid. Fue en Ourense y debió salir con ansia: en 1:10 sumó 4 puntos y 2 rebotes. “Tenía 19 años, perdíamos de 20 y Gustavo Aranzana me sacó a falta de poco para el final. Me dio tiempo de meter cuatro puntos. Fue algo increíble, ya que si me lo dijeran cuando empecé con 16 me hubiera reído un buen rato”. Con Menorca y León también jugaría más adelante entre los mejores, totalizando 98 encuentros (incluyendo los del RETAbet GBC) y 4,4 puntos y 2,5 rebotes en 13 minutos de media, normalmente saliendo del banquillo.

“Siempre me he definido como un jugador de equipo que hace lo que el entrenador le pide. Me considero un jugador con carácter que no le gusta perder a nada, puedo rebotear, defender dar movilidad tirar de cuatro-cinco metros y penetrar. Siempre he tenido un rol más defensivo, pero desde que llegue a Palencia también me asignaron un rol ofensivo”, cuenta sobre su estilo. Está superando con facilidad en las últimas campañas los 10 puntos por encuentro.

Y es que hay Otegui para rato. Con lo tarde que empezó, seguro que no le importará prolongar lo máximo posible su presencia en las canchas, quizás al estilo de otros ‘dinosarios’ que siguen rindiendo bien como Guillermo Rejón y Jesús Fernández, aunque estos ya en LEB Plata. “No tengo ningún proyecto en mente por ahora. Está claro que me gustaría está ligado a este mundo. Cuando deje de disfrutar o el físico me falle lo dejaré. Mientras, ¡a seguir dando guerra!”, exclama.

Refuerzo de emergencia la pasada campaña en San Sebastián.
Refuerzo de emergencia la pasada campaña en San Sebastián.