Ramón Oliver: Muerte inesperada y muy reciente en Gran Canaria

Ramón Oliver: Muerte inesperada y muy reciente en Gran Canaria
Muerte inesperada y muy reciente en Gran Canaria

Javier Ortiz Pérez

Gran Canaria 89-90.
Gran Canaria 89-90.

No estaría bien que la vorágine informativa del día a día pasásemos por alto la reciente e inesperada muerte de Ramón Oliver, acaecida el pasado 13 de enero cuando tenía solamente 52 años.  Era uno de esos ex jugadores que estaban pendientes de salir aquí, solo pendiente de completar un cuestionario de preguntas ya enviado.

Oliver falleció súbitamente en el barrio de Tafira de Las Palmas de Gran Canaria. Fue allí, en esa ciudad, donde vivió uno de los momentos de mayor gloria de su carrera, cuando ascendió con el actual Herbalife a la máxima categoría en la temporada 94-95, como campeón de la Liga EBA en la fase final de Gijón.

Era un interior muy apreciado en la isla, en la que jugó en dos periodos: desde la temporada 1987-88 hasta la 91-92 y después, con un paréntesis en Granada, desde la 92-93 a la 94-95. Nacido en Barcelona, se formó como jugador en el Joventut, con el que debutó en ACB en el año de fundación de la Liga, la 83-84. También jugaría en Huesca (85-86) para totalizar 120 partidos en la élite. Era un ala-pívot de 2,02 que ya había conseguido otros dos ascensos vestido de amarillo, en 1988 y 1991.

En declaraciones recogidas por Efe, el director deportivo del Herbalife Gran Canaria, 'Berdi' Pérez, compañero suyo durante varios años en las pistas, se mostraba consternado. Habían conservado la amistad todo este tiempo. “No hace mucho estuvimos cenando juntos, con un grupo de gente del baloncesto. Ramón era una persona que estaba en mejor forma aún que cuando jugaba profesionalmente, porque era un amante de la naturaleza y del deporte, y salía casi todos los fines de semanas a practicar ciclismo, e incluso hacía triatlón”, contaba. “Me he quedado impactado. Si me hubiesen dado esta noticia de cualquier otra persona no me habría sorprendido tanto, porque reitero que Ramón estaba más sano que cuando era jugador de baloncesto. Era un perfecto atleta”, señalaba.

Granada 91-92.
Granada 91-92.

Pérez hablaba de Olvier como una persona “alegre y entusiasta y muy amigo de sus amigos”.
“Era una persona muy sana en todos los aspectos y, a pesar de que dejamos de jugar hace muchos años, habíamos seguido manteniendo una muy buena relación y quedábamos de vez en cuando, e incluso alguna vez salimos juntos a practicar ciclismo”, recordaba.

Mientras tanto, el Herbalife emitió un comunicado en el que trasladó “su más sentido pésame a los allegados y familiares de una persona querida tanto por la entidad como por toda su afición”. En el club grancanario incluso había ejercido la que fue su profesión tras retirarse, la de fisioterapeuta.

Foto en su perfil de Twitter, @ramon_oliver8.
Foto en su perfil de Twitter, @ramon_oliver8.