Joseph Gomis: Atómico anotador que llegó tarde a un ‘grande’

Joseph Gomis: Atómico anotador que llegó tarde a un ‘grande’
Atómico anotador que llegó tarde a un ‘grande’

Javier Ortiz Pérez

Recién llegado al Breogán en el 2003.
Recién llegado al Breogán en el 2003.

La oportunidad en un ‘grande’ le llegó fuera de tiempo a Joseph Gomis. Hasta que no tuvo 30 años (y ya llevaba seis en España) un aspirante como el Unicaja no se decidió a ficharle. Y no dio su mejor versión, perjudicado sobre todo por una grave lesión en el tendón de Aquiles en la segunda de las dos campañas que firmó. Una pena porque era un jugador interesante, un poco ‘rara avis’ por su condición de escolta pese a medir 1,80, lo que en teoría le situaba como base.

Gomis podía subir el balón, pero era ante todo un anotador. Sin mucha capacidad para el pase, pero sí para ametrallar la canasta contraria. Es lo que demostró durante la mayor parte de su carrera, gestada en su país en el Evreaux y un año en la academia INSEP para jóvenes talentos. Solamente estuvo una temporada en el Nancy (puede decir que ganó la última Copa Korac) antes de recalar en su primer equipo español, el Breogán, en la 2002-03. En Lugo permaneció tres campañas bastante exitosas, aunque con la dosis de irregularidad que trae aparejada el tipo de jugador que era, que lo mismo te armaba un ‘taco’ que fallaba una tras otra. Hay que quererles. Hasta lo intentó en los Nuggets en una liga de verano en el 2003.

En el 2005 fichó por el Forum Valladolid, donde estuvo otros tres años en la misma línea. “Yo sólo intento devolver la confianza que me dan y juego cada encuentro como si fuera el único que importa. Pero los puntos que haya metido no me interesan, sólo quiero mirar hacia delante, olvidándome del pasado. Además, sé que tengo que mejorar en muchos aspectos, porque tengo responsabilidades en el equipo y eso me ayuda a seguir motivado”, decía en una entrevista en acb.com en la época pucelana.

Luchando por el balón en el Unicaja.
Luchando por el balón en el Unicaja.

Según contaba, le encantaba sentir la presión: “Me gusta que el equipo me necesite. Intento responder al 100%, pero cada vez es más difícil porque las defensas me conocen y se centran en pararme. Intento dar ventajas a mis compañeros y, sobre todo, ganar partidos. Realmente, prefiero anotar menos y ganar partidos; me da igual los puntos que anote siempre que haya encontrado la forma de hacer ganar el equipo”. Y asentía sobre su cierto parecido con Louis Bullock: “Yo soy un jugador pequeño y tengo que aprovechar la falta de estatura con velocidad. Siempre he jugado así, es mi estilo. Hay muchos otros jugadores rápidos en la liga, así que no sabría decirte si es cierto. Siempre he sido rápido, sólo que ahora mi juego es más regular, sin altibajos, y eso quizás hace que brille más”.

Su última campaña a orillas del Pisuerga, la 2007-08, resultó espectacular. Hasta entonces se había movido en los 9-10-11 puntos de promedio, pero su juego ofensivo se elevó hasta el punto de promediar 18, lo que le abrió las puertas del Martín Carpena y la Euroliga. Pero si su primer año en Málaga resultó decepcionante (6,7), el segundo, con la lesión, ya fue para olvidar, con solo cinco encuentros ligueros en los que mostró un nivel muy bajo.

Totalizó pues 233 partidos ACB con 11,1 puntos en 25 minutos y unos porcentajes bastante aseados (35% en triples, 49% en tiros de dos y 82% en libres). También llama la atención algo que habla expresivamente de sus ‘muelles’: fue capaz de poner 22 tapones y hacer 5 mates con 1,80, no lo olvidemos.

Con la Eurochallenge del 2015.
Con la Eurochallenge del 2015.

Buscó entonces relanzarse en el Charleroi belga, que le permitió seguir en la Euroliga, pero no volvería a tener la brillantez de Valladolid y regresó a su país para afrontar su recta final entre el Limoges (2011-14) y el Nanterre (2014-15), tras lo que optó por la retirada a los 37 años “por motivos familiares”. Nada mejor que hacerlo que celebrando la Eurochallenge. Desde entonces se ha mantenido en un discreto segundo plano. Podéis seguirle en Twitter en @jogomis3.