Rafa Huertas: Protagonista en la LEB y esporádico en la Liga Endesa

Rafa Huertas: Protagonista en la LEB y esporádico en la Liga Endesa
Protagonista en la LEB y esporádico en la Liga Endesa

Javier Ortiz Pérez

Tres años en Melilla.
Tres años en Melilla.

Rafa Huertas, ese prototipo de jugador LEB que hubiese podido hacer una buena carrera en la Liga Endesa, pero que prefirió quedarse en la segunda categoría para tener más protagonismo. Aún así, tuvo tres pequeñas experiencias al más alto nivel y particularmente en dos de ellas no desentonó en absoluto.

Se trata de un escolta puro, con 1,91 cuya evolución no ha sido la de actuar como base, aunque eventualmente haya podido subir el balón, sino anotar cada vez de más distintas maneras. Si al principio de su carrera era más piernas que muñeca, desde hace unos años tira más de tres que de dos.

Sí, porque sigue en activo. Y parece que durante algún tiempo. Con 32 años todavía le queda. Milita en el Cafés Candelas Breogán siguiendo lo que ha sido su línea de elección de equipos en la LEB Oro: teóricos favoritos para estar arriba. Solo hay que echarle un ojo a su currículum desde su época de formación, primero en la cantera de Unicaja y después cogiendo vuelo en Cáceres (LEB), Montilla (EBA) y Lliria (LEB-2). Pues bien, ha jugado para Melilla, Menorca, Burgos (dos etapas), Alicante, Ourense y Palencia. Y siempre con mucho peso específico en las dos zonas.

¿Cómo empezó a jugar este cordobés crecido en Málaga? “Era muy inquieto de pequeño y me mandaban con mi hermano mayor, que jugaba en el club El Candado. Me metieron en el equipo y allí empezó todo. Antes jugaba al fútbol. Mi padre fue profesional y quería que yo jugara también”.

En Unicaja llegó a jugar un partido de Liga y otro de Euroliga siendo un crío, en la temporada 2003-04. “Lo viví con muchos nervios, es un recuerdo bonito, era muy joven y lo vives con mucha ilusión. Mi mejor recuerdo de ese año es fallar un tiro libre contra CSKA en el Carpena en Euroliga al final de un partido, recuerdo la sensación”, apunta.

Su año en la élite con Menorca.
Su año en la élite con Menorca.

Con el tiempo (temporada 2010-11) volvió a tener otra oportunidad con los más grandes tras ascender con el Menorca. Aportó 4,5 puntos casi siempre saliendo del banquillo (17,9 minutos) y eso que durante varios partidos jugó con el escafoides de una mano roto. Y su tercer capítulo llegó hace no mucho, cuando iniciada la campaña 2014-15 el Gipuzkoa le reclamó procedente del Palencia en plena plaga de lesiones, aunque luego Jaume Ponsarnau no le diese mucha bola (2,2 puntos en 9,8 minutos).

“Diría que soy un jugador completo, en los dos lados de la pista, Con carácter y que le gusta el juego duro”, se autodefine. Dice estar contento en Lugo, “en una ciudad que vive el baloncesto, contento con el trabajo del equipo e ilusionado con el futuro. Estoy acabando la carrera y trabajaré en algo relacionado con el mundo de la empresa”.

En la actualidad, en el Cafés Candelas Breogán (Foto: Patricia Muñoz).
En la actualidad, en el Cafés Candelas Breogán (Foto: Patricia Muñoz).