Mario Austin: Doce países con una etapa fallida en Alicante

Mario Austin: Doce países con una etapa fallida en Alicante
Doce países con una etapa fallida en Alicante

Javier Ortiz Pérez

Con el Hapoel Jerusalem.
Con el Hapoel Jerusalem.

Uno de esos fichajes que levantan muchas y buenas expectativas y que acaban unos meses después con un frío comunicado anunciando la rescisión del contrato en vigor y el agradecimiento a los servicios prestados. Es la historia de Mario Austin en el Meridiano Alicante de la temporada 2009-10.

Sus credenciales eran buenas: un ‘5’ quizás no muy alto (2,06), pero sí corpulento (alrededor de los 120 kilos). Surgido en una universidad de prestigio como la de Mississippi State, había entrado en el ‘draft’ del 2003 en el puesto 36, elegido por los Chicago Bulls por delante de jugadores que luego estarían muchos años en la liga, como Steve Blake (38), Zaza Pachulia (42), Matt Bonner (45), Mo Williams (47) y Kyle Korver (51). Él, sin embargo, no llegaría a pisar la NBA nunca.

Firmó un buen contrato en Europa con el CSKA de Moscú, con el que no llegaría a debutar por lesión. Eso le obligó a volver a su país, a la modesta WBA, para acabar la campaña. Después, vivió todo un carrusel de países aquí y allá: Italia (Biella, Treviso), Israel (Hapoel Jerusalem), Turquía (Besiktas), China (Fuijan), Puerto Rico (San Germán), Ucrania (Dnipro y Kyiv), República Dominicana (Titanes), Irán (Shardani), Kuwait (Al Kuwait y Kazma), Kosovo (KB Peja) y Chile (Deportivo Valdivia). No  puede decir que no conozca mundo, desde luego.

En medio de ese maremágnum que se extendió al 2015  llegó la experiencia española en Alicante, donde se apelaba a su historial (MVP de la ULEB Cup en el 2006 con el Hapoel y 53 puntos en un partido de la liga china) para generar esperanzas. “Es una de las mejores ligas de Europa y porque tenía muchas ganas de jugar en España. Me han comentado que es un país fantástico. Pero lo que definitivamente me ha hecho fichar por el Lucentum es que su objetivo es crecer de verdad en la ACB”, comentó al llegar. En esa misma entrevista se consideraba “un pívot fuerte bajo los aros y además tengo mucha experiencia en Europa. Soy un jugador de equipo y mi único objetivo es aportar todo lo que tengo para que el equipo triunfe”.

Solo 16 partidos en Alicante.
Solo 16 partidos en Alicante.

No  tuvieron esa suerte. Después de 16 partidos fue sustituido por Pape Sow a la vista de que el equipo no despegaba (balance 6-10) y de que él se quedaba en unos 10,1 puntos y 3,9 rebotes en 21 minutos que estaban por debajo de lo esperado. Aunque no tenía malos porcentajes (un 35%), sorprendió su afición por alejarse del aro y lanzar de tres puntos. Solamente una vez alcanzó los 8 rebotes en un partido.

“El club agradece al jugador su labor en el equipo en estos meses y le desea los mayores éxitos tanto deportivos como personales en el devenir de su carrera”. Sí, al final siempre hay un comunicado similar cuando un fichaje no sale bien.

El último equipo de Austin fue el Valdivia chileno. Es de suponer que se está tomando un descanso en su país después de viajar tanto. Hace poco ha sido homenajeado por sus logros deportivos en la universidad y también ha intervenido en un campus para niños en Alabama.