Jonatan Arranz: De ver al Madrid en el salón de casa a enfrentarse a él

Jonatan Arranz: De ver al Madrid en el salón de casa a enfrentarse a él
De ver al Madrid en el salón de casa a enfrentarse a él

Javier Ortiz Pérez

Con el CB Valladolid.
Con el CB Valladolid.

Jonatan Arranz fue uno de esos chicos a los que Ricardo González ‘dio bola’ en Valladolid durante el tiempo que ocupó el banquillo pucelano. En su caso, fueron dos encuentros en la temporada 2012-13, con la particularidad de que el debut se produjo en un pabellón tan espectacular como el Palacio de los Deportes de Madrid. Él mismo nos lo cuenta.

 “Nunca había pensado hasta ese año que podía debutar en una liga como esta. Mi primer partido fue casualmente en el Palacio contra el Real Madrid. Fue mágico. En el momento no me lo creía, fue algo que nunca olvidaré. Jugar contra profesionales y grandes jugadores como aquello, a los que había visto la semana anterior desde el salón de mi casa, es algo que no puedo explicar con palabras. Estoy muy agradecido a Roberto González y a su cuerpo técnico, a David Enciso y a David González que me ayudaron tanto esos años y a todos y cada uno de los entrenadores que he tenido desde que juego al baloncesto, además de a cada compañero con el que he compartido vestuario. Y por supuesto a mi familia, que sin ellos no habría podido ser posible.

Desde aquella temporada de mi debut seguí jugando en el mismo equipo, el filial del CB Valladolid y alternando primero con el equipo de Ricard Casas (en Liga Endesa) y al año siguiente con Porfi Fisac (en LEB Oro). Con la desaparición del club formé parte de la plantilla del CBC Valladolid y ahora estoy en el Universitario, en Liga EBA.

Estoy muy contento de formar parte de la UVA (Universidad de Valladolid), un equipo al que desde pequeño he ido a su pabellón a ver partidos. Me he reencontrado con compañeros con los que había jugado en categorías inferiores y jugadores que ya conocía, pero no había compartido equipo. Dar las gracias al entrenador Domingo Cano por contar conmigo y a los compañeros por la rápida aceptación.

Curiosa imagen con su perro.
Curiosa imagen con su perro.

Empecé en esto muy niño. Mi familia es una gran apasionada al baloncesto y debido a que mi padre y después mi hermano mayor jugaban, íbamos todos a verle y solíamos, mi hermano mellizo y yo, pedirles un balón en cada parón del partido para poder tirar a canasta.  Más adelante nos apuntamos al equipo del colegio con cinco años.

¿Cómo me defino en la pista? Pues no soy el más indicado para definirme a mí mismo,  porque nunca me ha gustado, pero intento ser buen compañero y poner mi juego a disposición de lo que el equipo necesite, dentro de mis posibilidades.

Mis planes de futuro son terminar mis estudios de grado superior y seguir formándome académicamente. Y sobre el tema deportivo, disfrutar con el baloncesto, que es lo más importante”.