Bobby Lee Hurt: Muchos rebotes y pocas victorias en Tenerife

Bobby Lee Hurt: Muchos rebotes y pocas victorias en Tenerife
Muchos rebotes y pocas victorias en Tenerife

Javier Ortiz Pérez

Con el Tenerife Número 1 (temporada 89-90).
Con el Tenerife Número 1 (temporada 89-90).

Uno de esos jugadores contradictorios. Y eso que dejó la impronta de ser una auténtica fuerza de la naturaleza, aunque incapaz de hacer ganar a su equipo. Bobby Lee Hurt pasó por España en la temporada 89-90 de pésimo recuerdo para el Tenerife Número 1, que terminó último de la Liga y descendió tras perder el ‘playoff’ contra el TDK Manresa de George Gervin.

Hurt fue probablemente lo mejor del equipo canario aquella campaña, pero la falta de química en la plantilla resultó evidente. Solamente 13 victorias en 45 encuentros sumando las dos fases y las eliminatorias. Muchos malos rollos a nivel interno que desesperaron a un veterano como Otis Howard, que arrojó la toalla antes de tiempo. Nuestro protagonista de hoy iba a lo suyo y promedió unos buenos 16,5 puntos y 11,5 rebotes sin obtener apenas descanso: hizo una media de 40,08 minutos por choque...

Hurt no era alto para jugar de ‘5’ (2,03), pero sí fuerte, fibroso, con un físico muy ‘de los de ahora’. Su problema era que apenas podía anotar si estaba un poco alejado del aro y por lo que se cuenta, tenía las manos extrañamente pequeñas. Su aportación ofensiva estaba muy centrada en los palmeos y los mates con la posición ya ganada. Le costaba generar. Y el Tenerife necesitaba más puntos.

Reúne una curiosidad poco común: fue elegido en dos ‘drafts’ distintos, pero por el mismo equipo, Golden State Warriors: en el de 1985 con el número 42 (invalidado por irregularidades) y en el de 1986 con el 121. Charles Barkley ha mencionado a menudo que para él supuso un gran momento meterle en una semifinal estatal con Auburn 26 puntos ‘en la cara’ cuando él era un jugador de mucho menos renombre que Hurt.

Imagen reciente.
Imagen reciente.

Nunca llegaría a la NBA, completando a cambio grandes números en Turquía, la CBA e Italia antes de llegar a Tenerife, donde solo le superaron Ken Johnson y Arvydas Sabonis en la clasificación de rebotes. Aunque acusado a veces de llevar una vida desordenada, a nivel individual cumplió con creces. Tras ello, volvió a Italia, a  Turín, donde había jugado especialmente bien anteriormente. También pasó por Trapani y finalizó su carrera europea justo donde la había comenzado: en el Tofas Bursa turco (temporada 93-94). Tenía 33 años.

Siempre le ha rodeado un cierto halo de polémica. En 1991 fue arrestado por no pagar la manutención a su ex mujer. Y más recientemente también ha pasado por comisaria acusado de hacer negocios sin tener la licencia necesaria.

Sin embargo, sigue siendo adorado en los Alabama Crimson Tide, a cuyos partidos acude periódicamente. Es un jugador que decidió quedarse en su estado pese a las numerosas ofertas que tuvo de otras universidades.