Guille Corrales: Disfrutando del baloncesto desde antes de nacer

Guille Corrales: Disfrutando del baloncesto desde antes de nacer
Disfrutando del baloncesto desde antes de nacer

Javier Ortiz Pérez

Atacando a Sergio Llull.
Atacando a Sergio Llull.

Todavía con 21 años, Guille Corrales (nacido en Madrid y crecido en Sevilla) es todavía un jugador en desarrollo. Esta está siendo su tercera temporada en el Cáceres (LEB Oro), mostrando un gran poder defensivo y progresos en el reparto del juego y el tiro. Jovencísimo debutó en la Liga Endesa con el Cajasol (18 de noviembre del 2012 ante el CAI Zaragoza). Veamos qué cuenta.

“Empecé a jugar al baloncesto muy pequeño, con unos 5 o 6 años, en mi colegio Highlands. Desde prácticamente recién nacido (incluso en la barriga de mi madre ya fui a ver al Caceres) había estado viviendo el baloncesto con mis padres tanto en Cáceres como en Sevilla, y gracias a ellos ya sentí desde entonces una gran atracción por este deporte, por lo que empecé a jugar en cuanto pude. Nunca faltó en mi cuarto una canastita de juguete colgada a la pared, e incluso algo más mayor me compraron una canasta de verdad que pusimos en el patio de la comunidad y allí me bajaba a jugar todas las tardes que podía con mi padre.

Un verano en Islantilla (playa de Huelva) con unos amigos jugando al baloncesto, uno de ellos jugaba en el Caja, salió el tema de por qué no iba allí a jugar. Yo nunca me lo había planteado, ni lo había pensado, ya que hasta entonces disfrutaba jugando la liga de colegios católicos con mis amigos del colegio, y ganábamos casi siempre. En esa época creo que no sabía ni que existía una cantera del Caja San Fernando que yo iba a ver de Lou Roe, pero al conocerlo si me hizo ilusión. Esa misma temporada que entraba, con 10 años siendo minibasket de primero, gracias a mi padre fui allí a entrenar con ellos, y ya me quedé en el club, esa y otras 9 temporadas más. Recuerdo con muchísima ilusión aquellos primeros entrenamientos y partidos, y Mario Espejo, el primer entrenador que tuve.

¿Mi debut? Ese día yo más o menos sabía que iba a debutar, también Diego Ocampo me fue “preparando”, pero los nervios del momento no te los quita nadie. Eso sí, no me esperaba que fuera en el primer cuarto, pero Aíto es Aíto, y sobre el minuto 8 me llamó para salir a jugar, y yo tenía una sensación de nervios y emoción. Ese no fue nuestro mejor partido de la temporada, nos dieron una buena paliza, y yo hice números de golfista para llevarse la chaqueta verde, pero fue una experiencia magnífica.  

Posando con José Antonio Paraíso, siendo niño.
Posando con José Antonio Paraíso, siendo niño.

En estos últimos años he estado muy bien en Cáceres. Es mi segunda casa, he pasado aquí muchísimo tiempo, y además estoy disfrutando de mi familia. Para mí jugar en el equipo de baloncesto de Cáceres, como ya lo hizo mi padre, era un sueño y lo estoy intentando disfrutar al máximo.

Hablando del equipo y más personalmente, sí que es verdad que a lo mejor ha habido momentos en los que no he tenido toda la confianza que hubiera querido y no he jugado con la soltura que me gusta, pero creo que hemos hecho dos buenas temporadas y espero que el club y la ciudad vayan creciendo de la mano.

 No me gusta definirme como jugador, pero creo que soy muy activo, doy un ritmo alto al equipo tanto en ataque como en defensa, e intento meterla cada vez que tiro, jejeje...

Me gustaría seguir disfrutando y viviendo experiencias con el baloncesto, y estudiando a la vez. Más adelante ya se verá, porque es muy difícil actualmente tener una carrera larga de jugador de baloncesto, ya que hay que sacrificar muchísimas cosas y a veces puede que no merezca la pena. Yo tengo muchas ganas de hacer cosas, y el baloncesto siempre estará entre ellas”.

En la actualidad jugando en Cáceres (foto: El Periódico Extremadura).
En la actualidad jugando en Cáceres (foto: El Periódico Extremadura).